Los valores que Mafalda enseña a los niños

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Dulce, sensata y reflexiva. Pero también rebelde e inconformista. Luchadora, generosa y amiga de sus amigos. Pero como es humana, también tiene un defecto... ¡odia la sopa!. Sin embargo, se la come, a regañadientes, porque a pesar de su inconformismo, obedece a sus padres. Hablamos de Mafalda, una niña que cumple años sin perder frescura y por supuesto, sin dejar de ser niña. 

Mafalda nos enseña valores. Nos recuerda todo lo que no queremos recordar. Nos abre los ojos (y la mente). Nos hace pensar con una sóla palabra. Un gesto. Un silencio. Mafalda, que ya tiene 50 años, sigue siendo para todos la niña más sabia del planeta. 

Los valores que enseña Mafalda a los niños

Mafalda

Mafalda es una niña argentina de unos ocho o nueve años. Creada por el dibujante Quino. Curiosa, expresiva, soñadora y con unas ideas muy sólidas. Persigue la Paz. Es más, odia la violencia, las guerras y las peleas. A Mafalda le gusta mediar, razonar, dialogar. Pero si ve una injusticia, se rebela, se levanta, y la rabia le enciende las mejillas. 

Mafalda no se calla. No se muerde la lengua. Pregunta con descaro. Responde con descaro. Busca respuestas. Si no las encuentra, se entristece. Las preguntas más difíciles que se hace, para las que casi nunca encuentra respuestas, siempre tienen que ver con el corazón

Todos estos valores, sirven tanto a grandes como a pequeños. No entienden de edad ni de sexo. Son universales. Mafalda es sin saberlo, una gran filósofa de la vida. Trata temas como el Amor, la Paz, las injusticias, el futuro, la vejez, la familia, los niños, la escuela, los amigos...

Mafalda se rodea de amigos que le ayudan a pensar (Miguelito, Guille, Susanita, Manolito, Felipe...). Y es que a menudo no nos damos cuenta de que los niños nos ofrecen grandes respuestas a preguntas complicadas. Porque sólo ellos son capaces de verlo todo sin prejuicios, sin roles aprendidos. Son los únicos capaces de enfocar algo sin perderse en un sinfín de detalles sin importancia. 

Mafalda, por lo tanto, es una fantástica maestra de valores para los niños. Tan actual ahora como entonces. Pizpireta, guerrera, perseverante y amante de los retos. Y sobre todo alguien que nos hace reír, soñar y pensar.