Cosméticos seguros en el embarazo para la piel y el pelo

¿Podré seguir tiñiéndome el pelo ahora que estoy embarazada? ¿Puedo usar perfume? ¿Debo cambiar de cremas durante el embarazo? Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos al quedar embarazadas, preocupadas por si alguno de estos productos pueden llegar al bebé a través de nuestra piel durante la gestación. Lo cierto es que circulan muchos mitos sobre el uso de cosméticos durante el embarazo, que muchas veces nos asustan y confunden.

Productos para el pelo y cosméticos seguros en el embarazo

Cosmética segura en el embarazo

A diferencia de los productos farmacéuticos para los que se realizan todo tipo de pruebas de seguridad para niños, adultos y mujeres embarazadas, los tests en el campo de la cosmética no son tan exhaustivos, y muchos cosméticos para la piel y cabello carecen de controles de seguridad probados científicamente. Por tanto, y sin que cunda el pánico, no todos los cosméticos son inofensivos, de la misma manera que no todos los productos aplicados en la piel de la futura mamá son absorbidos, pasan a la sangre materna y atraviesan la barrera placentaria afectando al feto.

Por este motivo y por nuestra tranquilidad conviene seguir una pauta a la hora de usar productos cosméticos durante el embarazo: eliminar de nuestro neceser todos los que contengan metales y retinol. Y es que algunos metales como las sales de aluminio que están presentes en la composición de algunos desodorantes, habitualmente antitranspirantes, pueden atravesar la barrera placentaria y llegar al feto. Si usabas este tipo de desodorantes y los utilizabas para superficies extensas, manos o pies, sustitúyelos por otros en cuya composición se utilicen sólo ingredientes naturales. 

Otro producto que está en el punto de mira y que se considera no recomendable su uso en el embarazo es el retinol. Diversos estudios han demostrado que los retinoides, administrados por vía oral, se asocian con la aparición de numerosas malformaciones en el feto. Forman parte de la composición de algunas cremas indicadas para el envejecimiento cutáneo producido por el sol en forma de retinol o derivados.

Los pediculicidas tampoco conviene usarlos en el embarazo, si por casualidad, tus hijos te contagian piojos. Las piretrinas son productos naturales que se extraen de las flores del Piretrum para la eliminación de los piojos y su extracto en forma de permetrina se utiliza en champús y lociones para el tratamiento y la eliminación de piojos y liendres. Como precaución, se advierte que no se debe usar en menores de 2 años, embarazadas o mujeres que estén amamantando, así como en pacientes hipersensibles a sus componentes.

En cambio, a pesar del mito existente en cuanto a la coloración del cabello, los tintes de pelo se pueden utilizar durante el embarazo, salvo los llamados progresivos (en su mayoría utilizados por hombres), que pueden contener sales de plomo. Algo parecido sucede con los protectores solares para la piel de la embarazada. Al parecer, no suponen un riesgo porque los filtros solares se mantienen en la capa superficial de la piel y su absorción es mínima. Una buena noticia para todas las mujeres embarazadas que, para prevenir el temido cloasma gravídico que produce manchas en la piel del rostro y en otras zonas durante el embarazo, necesitan proteger su piel con cremas fotoprotectoras con un índice de protección solar alto.

Los perfumes o colonias tampoco hacen ningún daño al feto, ya que no se han descrito casos de malformaciones por su uso en el ser humano, así como los productos de maquillaje y las mascarillas.

Marisol Nuevo.