Cuídate en el embarazo más que nunca

El embarazo debería ser una etapa placentera en la vida de una mujer. Plantearse hacer un paréntesis en la agitada vida que llevamos cuando hemos decidido tener un hijo es muy favorable y beneficioso para la salud de la mamá y su bebé. De hecho, de todas las recientes mamás que conozco, entre las que me incluyo, las que afirman que nunca se han sentido tan bien como cuando estaban embarazadas son las que se han cuidado y han llevado un embarazo tranquilo a nivel psiquico y emocional. 

El embarazo, una etapa única en la vida

Relax en el embarazo

Tomar la decisión de tener un bebé y, sobre todo, saber que estás embarazada es una poderosa razón para cuidarse todavía más. Durante mi embarazo, presté una especial atención a la alimentación intentando hacer una dieta variada y equilibrada que incluyera al menos 5 raciones de frutas y verduras diarias, aproximadamente unos 400 gramos al día, acompañadas siempre de proteínas en forma de carne o pescado, hidratos de carbono ricos en fibra como arroz y pasta integral, abundantes líquidos y sólo grasas buenas. Descansaba todo lo que podía y dedicaba todo mi tiempo libre a leer y a informarme para estar preparada para el parto y la llegada de mi bebé. 

Es cierto que me encontraba mejor que nunca, porque durante esa etapa me cuidé más que nunca también. Y es que parece que cuando tienes que cuidar que otra persona que depende de ti la causa se hace más grande y más importante. En este sentido, me llama la atención los numerosos estudios que están relacionando el estrés en el embarazo con la afectación de diversas patologías.

La ansiedad maternal durante el embarazo es un factor de riesgo para el desarrollo del eczema atópico a los 6-8 meses. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado un estudio que se ha hecho púbico en el congreso líder a nivel mundial en alergia e inmunología: el Congreso EAACI 2012. 

El estrés materno durante el embarazo también eleva el riesgo de que el bebé padezca TDAH (Déficit de Atención e Hiperactividad) durante su infancia. La razón estriba en que el desarrollo cerebral fetal atraviesa periodos específicos que le hacen más vulnerable a la ansiedad materna y al riesgo de padecer déficit de atención, hiperactividad e impulsividad, y problemas conductuales durante su infancia y adolescencia. 

Por tanto, merece la pena tomarse el embarazo como etapa especial de la vida. Cada embarazo debe ser tomado como único, tenido en cuenta como una inversión a largo plazo y cuidado con suma delicadeza. Una vida está en formación dentro de ti, un tesoro que es tu hijo debe contar con las mejores condiciones de salud para salir adelante y nadie mejor que tú, su madre, para proporcionárselas.

Marisol Nuevo.