El riesgo de usar el teléfono móvil en el embarazo

¿Qué haríamos hoy en día sin el teléfono móvil? Una mañana se te olvida en casa o, de repente, te quedas sin batería y tu rutina del día cambia para peor, te sientes desconectada, te falta algo... y es que para la mayoría de nosotros, el teléfono móvil no es sólo teléfono, es agenda, internet, facebook, twitter...

Sin darnos cuenta hacemos un uso indiscriminado del teléfono móvil, sin pararnos a pensar si tantas ondas magnéticas pueden ser perjudiciales para la salud, sobre todo, durante el embarazo.

Usar el móvil en el embarazo, un dilema

Embarazada con movil

Precisamente, esto es lo que se han planteado un equipo de investigadores del Departamento de Obstetricia , Ginecología y Ciencias Reproductivas de la Universidad de Yale y han llegado a la conclusión de que el uso del teléfono móvil durante el embarazo puede provocar posteriores trastornos del comportamiento en el bebé y puede afectar el desarrollo cerebral del feto, lo que podría dar lugar a problemas de concentración e hiperactividad.

El experimento se ha realizado con ratones gestantes, que fueron sometidos a la radiación de un teléfono celular apagado y en silencio, colocado encima de su jaula. El equipo midió la actividad eléctrica del cerebro de ratones adultos que fueron expuestos a la radiación y se les realizaron una serie de pruebas psicológicas y de comportamiento. Los investigadores  encontraron que los ratones que fueron expuestos a la radiación tendían a ser más hiperactivos y habían disminuido su capacidad de memoria.

Se cree que estos cambios en el comportamiento, se deben al efecto que causan durante el embarazo de los ratones las ondas magnéticas sobre el desarrollo de las neuronas en la región de la corteza prefrontal del cerebro. Y este hallazgo está relacionado con el Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), que es un trastorno que se localiza en la misma región del cerebro.

No obstante, aún es pronto para relacionar las consecuencias de las radiaciones del teléfono móvil en los ratones y en humanos, ya que el embarazo de los roedores sólo dura 19 días y las crías nacen con un cerebro menos desarrollado que los bebés humanos, por lo que se necesitan investigaciones adicionales para determinar si los riesgos potenciales de exposición a la radiación son similares durante el embarazo en humanos.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com