Las náuseas en el embarazo determinan el sexo del bebé

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

¿Recuerdas el comienzo de tu embarazo? Si tuviste náuseas y vómitos durante más de un mes, seguro que no lo olvidas. Y ahora piensa... ¿qué tuviste? ¿Niño o niña? 

Según un estudio, los primeros días del embarazo te mandan señales sobre el sexo del bebé que esperas, que como ya sabrás, queda determinado en el mismo momento en el que el óvulo es fecundado

Si estás embarazada y tienes muchas náuseas tendrás niña

Embarazada con náuseas tendrá niña

El estudio de científicos suecos de la Universidad de Columbia (Nueva York) recogió la experiencia de miles de embarazadas. Muchas de ellas habían tenido náuseas durante al menos tres meses. Muchas otras, sin embargo, habían vivido un comienzo de embarazo feliz. 

En el primer caso, la mayoría de estas mujeres que sufrieron náuseas, tuvieron una niña. Mientras que en el segundo grupo, predominaban los niños. Es decir, que el comienzo de embarazo es mucho más llevadero en el caso de los niños que en el de las niñas. 

Sin embargo, el estudio se refiere a mujeres que sufrieron hiperémesis gravídica, es decir, un cuadro de náuseas constante, durante las 24 horas del día y durante más de 12 semanas. Un cuadro peligroso que puede desencadenar deshidratación y que incluso lleva a muchas embarazadas a necesitar hospitalización. Eso mismo le sucedió a la Duquesa de Cambridge, Kate Middleton (sólo que le pasó en los dos embarazos, tanto con la niña como con el niño).

5 cambios físicos que predicen el sexo del bebé que espera la embarazada

Tal vez hayas oído hablar de lo mitos sobre cómo averiguar el sexo del bebé que esperas. Lo cierto es que la prueba más fiable, sin duda, es la ecografía. Pero por probar... 

1. Labios más gruesos si esperas niña. Según madres y abuelas, el cuerpo se hincha más cuando esperas una niña. El volumen de los labios, aumenta. Y el de la cara.

2. Piel más bonita si esperas niño. De hay que se diga que 'la embarazada está más guapa cuando espera niño'. La base científica que lo sustenta es que cuando estás embarazada de una niña, el cuerpo libera más carga hormonal, lo que afecta a la piel de la madre, generando más granos e imperfecciones.

3. ¿Una barriga redonda? ¡Niña! Muchos aciertan el sexo del bebé mirando la evolución de la barriga. Se supone que las barrigas redondas son de niña, mientras que las que terminan en punta, indican que se espera un niño. Sin embargo, sobre esto no hay ningún fundamento científico. De hecho, la forma de la barriga depende de la estructura corporal de la embarazada. 

4. Si tienes más pelo de lo normal, esperas niño. Por lo visto, muchas embarazadas empiezan a notar aumento de vello en zonas en donde antes no tenían apenas pelo. Esto también tiene base científica. Si esperas niño, aumenta la producción de testosterona, lo que puede influir en la presencia de más vello. 

5. Si te apetece comer salados y carne, será niño. Según esto, el cuerpo mandaría señales a través de los 'antojos'. Es decir, de lo que a la embarazada le apetece comer, tal vez porque el cuerpo tenga carencias de algún elemento o vitamina concreta. Las embarazadas que prefieren dulces, frutas y verdura, esperan niña, mientras que las que prefieren aperitivos salados y fritos, esperan niño.