La prueba de la curva detecta la diabetes gestacional

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

A lo largo del embarazo, las mujeres nos sometemos a diversas pruebas, algunas sirven para conocer el estado del bebé y otras para valorar nuestra salud a lo largo de la gestación. Una de ellas es el famoso test de O'Sullivan, también conocido como prueba de la glucosa o de la curva, ¿lo conoces? Se trata de una analítica que sirve para detectar un posible caso de diabetes gestacional

¿Qué es la prueba de la curva en el embarazo?

La prueba de glucosa en el embarazo

Hoy mismo vengo de realizarme la prueba de la curva, si nunca te has enfrentado a ella, espero que te sirva mi experiencia para saber a qué te enfrentas y qué ocurrirá durante la misma.

El test de O'Sullivan se suele realizar, en general, entre el segundo y tercer trimestre de embarazo y a primera hora de la mañana. En muchos centros de salud no te piden que acudas en ayunas, sin embargo, en mi caso, tuve que ir sin desayunar y llevando además la primera orina de la mañana. 

La primera prueba por la que pasas es un análisis de sangre, de esos que nos hacen en el embarazo en los que te sacan 5 o 6 tubitos para conocer diferentes datos: si has pasado la toxoplasmosis, cómo están los valores en sangre...

Si crees que con el análisis de sangre y tu algodón en el antebrazo ya te vas a casa para tomar una tostada con mantequilla y mermelada o un bollo, te equivocas. Esto no ha hecho nada más que comenzar. Es entonces cuando la enfermera te da un botecito que contiene 50 gramos de glucosa para que lo bebas. A algunas embarazadas les resulta muy desagradable beber el dichoso jarabe, pero en realidad no es para tanto, el nivel de glucosa no es muy elevado. 

Te recomiendo que te lleves un libro, el móvil o cualquier otra cosa que te entretenga porque a partir de ese momento, tienes una hora por delante para estar bien quietecita y tranquilita. En mis anteriores embarazos ni siquiera me dejaron levantarme para ir al baño durante ese tiempo. 

Al cabo de una hora, vuelven a pincharte de nuevo y entonces sí... ¡ya puedes ir a por un croissant y un vaso de leche! Hoy, mientras recogía mis cosas pensaba en el bollo que me había comprado para después de la prueba. Ya eran las 10 de la mañana y mis tripas rugían en una fiesta desenfrenada, pero una voz atronadora me advirtió: 'no tomes nada de azúcar en las próximas 24 horas'. Mi cara debió ser un poema. Mi criassant y yo salimos tristes y cabizbajos del centro de salud y cruzando los dedos por no tener que repetirla.

Y es que, si la prueba da riesgo de diabetes, has de realizarte una segunda prueba conocida como sobrecarga oral de glucosa o curva larga. Y en ella, sí cuentan que el jarabe es tan dulzón que cuesta horrores beberlo, además el tiempo de espera se duplica, así como las veces que te extraen sangre. 

En cualquier caso, es una prueba fundamental y muy importante ya que una diabetes no tratada en el embarazo puede ser peligrosa tanto para tu bebé como para ti.