Más de 5 millones de bebés nacidos por FIV

Louise Brown fue la primera bebé nacida gracias a un tratamiento de FIV (Fecundación in Vitro). Desde entonces, muchas parejas han podido formar una familia gracias al éxito de estos tratamientos para concebir un hijo y ahora los nacidos por una técnica de reproducción asistida alcanzan ya más de 5.000 millones de bebés nacidos por FIV. 

Los dos países más activos en cuanto a solicitudes para tratamientos de fertilidad son Estados Unidos y Japón, aunque es Europa la región global donde más tratamientos se llevan a cabo. Según los últimos datos europeos, la media de disponibilidad de los tratamientos de reprodución asistida en Europa es de 1.000 ciclos por millón de habitantes aunque se necesitarían 1.500 ciclos por millón de habitantes al año, una cifra sólo alcanzada por Dinamarca, Bélgica, República Checa, Eslovenia, Suecia, Finlandia y Noruega.

La Fecundación in Vitro cumple 34 años

Pareja mayor con prueba embarazo

Lo cierto es que mucho han avanzado las técnicas de reproducción asistida desde que, en 1977, los británicos Patrick Steptoe, ginecólogo del Hospital General de Oldham, y Robert Edwards, fisiólogo de la Universidad de Cambridge, lograran que el esperma de John Brown fecundara en un laboratorio los ovocitos de su esposa Leslie. Este milagro de la ciencia, que dio lugar ocho meses después al nacimiento de Louise Brown, fue el inicio de la Fecundación in Vitro (FIV), una técnica entonces experimental que en su día protagonizó todo tipo de polémicas.

Esta tecnología que ha tenido un gran éxito en todo el mundo, ha creado millones de familias con niños y además, se ha reducido el impacto negativo de la infertilidad, ya que se está probando que la esterilidad es un problema que tiene solución. Lo curioso de la FIV es que ha sido aceptada por la mayoría de las culturas en todos los países del mundo. En realidad, las barreras para no recurrir a la Fecundación in Vitro para tener un bebé cuando fallan los métodos naturales son básicamente económicas.

El reto de esta técnica ha sido en los útlimos años conseguir más embarazos únicos en lugar de partos múltiples, que suponen un riesgo para la salud de la mujer, algo que se está logrando gracias reducción de la implantación del número de embriones. Sin duda, la FIV es uno de los avances médicos más importantes de los últimos años y se ha merecido el reconocimiento de la Academia Sueca al otorgar en 2010 el Nobel al único padre vivo actualmente de la FIV, Robert Edwards.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com