Adopción: el emocionante momento del primer encuentro

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hay nacimientos que suceden de forma casi milagrosa, otros de manera tranquila y sosegada o incluso con mucha prisa, pero algunos llegan cuando los niños ya han dejado de ser bebés y han recorrido un camino sin sus padres, y los padres sin sus hijos. 

No es fácil entender a lo que me refiero si no has visto el vídeo que te muestro a continuación. Se trata del primer encuentro entre unos padres adoptivos y sus hijos. No es un nacimiento convencional, es un nacimiento distinto, pero el final es el mismo, un momento feliz y muy especial donde no hacen falta las palabras.

Vídeo del encuentro entre dos hermanos y sus padres adoptivos

En este vídeo no hacen falta explicaciones, es perfectamente palpable la emoción de los padres, su felicidad inmensa, la alegría del niño, la timidez e incluso el miedo de su hermana. No es muy frecuente ver en vídeo estos momentos, pero provoca una gran empatía y una emoción tremenda. Se acaban de conocer pero ya son una familia, el vínculo tendrán que trabajarlo día a día para ayudar a los niños a integrarse en su 'nuevo mundo' pero, como nos muestra el final del vídeo, lo consiguieron.

El proceso de adoptar hijos

Vídeo sobre la adopción a niños

Estos padres han adoptado hermanos y no debió ser sencillo. En estos casos han de adaptarse a dos personalidades, distintas edades, ganarse el respeto y la confianza de dos niños diferentes. Uno de los hermanos suele haber asumido el papel de madre o padre y deberán enfrentarse a una cierta resistencia. Sin embargo, los padres suelen contar con el apoyo de asociaciones de padres que han adoptado que les ayudan en el proceso de aprender a convivir.

Conozco el proceso por el que pasan los padres adoptivos hasta que llega el deseado momento. He visto a una amiga sufrir, desear, llorar, emocionarse, tener insomnio, ir de acá para allá... hasta que por fin, un día, tuvo a su bebé consigo. De nuevo ha comenzado otro proceso, para darle un hermanito o hermanita a su hijo. ¡Ojala ella pueda vivir su segundo nacimiento!

Los que hemos podido tener hijos de forma natural muchas veces no nos damos cuenta del camino que han de recorrer esos padres que no han tenido la misma suerte. Han tenido que pelear tanto y luchar de forma tan persistente que cuando por fin logran tener a sus hijos consigo imagino que la felicidad que sienten puede compararse con pocas cosas. Poder abrazar a sus hijos, sentirlos, cuidar de ellos, transmitirles cariño. Es, un nacimiento diferente, pero igual de importante, porque está lleno de amor.