El emocionante vídeo que demuestra lo que las madres hacen por sus hijos

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Tal vez no lo sepas, pero con cada aliento que le das a tu hijo desde que nace, le regalas el coraje y fortaleza que necesita para luchar cuando crezca y tenga que afrontar duros retos.

Así de claro se muestra el mensaje de este vídeo, realizado por P&G (Procter & Gamble) para los Juegos olímpicos de Río de Janeiro (2016), un regalo de agradecimiento a todas las madres que están detrás de cada uno de los deportistas que luchan por el oro olímpico. Un vídeo emocionante que sirve para dar visibilidad a todo lo que las madres hacen (sin que se note) por sus hijos. 

Un emocionante vídeo para dar las gracias a las madres que te hará llorar

Son pequeños gestos (las madres lo hacen sin darse cuenta): un abrazo en el momento oportuno, una palabra de aliento cuando más lo necesita, una mirada cómplice o simplemente, estar a su lado. Las madres son inspiración constante para sus hijos, esa motivación vital que les ayuda a crecer. Les aportan uno de los pilares y fundamentos del éxito: seguridad y confianza en sí mismos.

En cada uno de nosotros, está presente, en nuestro subconsciente, nuestra madre. Así que si apoyas a tu hijo, le infundes confianza, le consuelas cuando sufra y le ayudas cuando dude, estarás haciéndole el mejor de los regalos. 

5 cosas que las madres hacen por sus hijos sin que se vea

Madre con hijo

Las madres suelen hacer muchísimas cosas por sus hijos de forma anónima. Es el don, la capacidad de estar ahí, en sus vidas, sin que se note. ¿Quieres ejemplos? Fíjate en la cantidad de cosas que son capaces de hacer las madres por sus hijos sin que éstos se enteren:

1. Sufrir cuando su hijo sufre (una madre llora si tú lloras, pero lo hace cuando no la ves).

2. Mentir, aunque se trata de 'mentiras piadosas'.

3. Siempre perdona.

4. Sacrificar su tiempo por los hijos (abandona muchas actividades para dedicar ese tiempo a su hijo).

5. Apoya sus decisiones aunque no esté de acuerdo.

Una madre es capaz de quedarse hasta bien tarde para hacer el mejor disfraz para su hijo, de buscar entre tus hojas para saber cómo se siente, de encararse a otros padres para defenderle. Una madre es capaz de todo por su hijo, con tal, por supuesto, de verle feliz.