5 consejos para evitar las peleas entre hermanos

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Una de las cosas que aprendes desde muy pequeño es que o luchas por las cosas o nunca las conseguirás. Las abuelas resumirían todo esto en un refrán popular: 'Quien no llora, no mama'.  Por eso, las peleas entre hermanos son algo natural. Todos los hermanos se pelean. Forma parte del aprendizaje de la vida.

La misión de los padres es enseñar a los hijos que hay otra forma de 'lucha de poder', como por ejemplo, la persuasión o la negociación. El objetivo: conseguir que los niños aprendan a canalizar y manejar su ira.

Consejos para que los hermanos no se peleen

Hermanas pelean

La ira es una emoción básica en todas las personas. Quieres algo, no te lo dan. ¿qué ocurre? Te enfadas. Evidentemente, los adultos hemos aprendido a manejar este sentimiento e intentamos que no nos afecte demasiado. Pero los niños aún no saben muy bien cómo hacerlo. Cuando hay hermanos de por medio, la ira se transforma en pelea y las peleas en intento de dominio y en afán de conseguir más poder. A veces las peleas son sólo una forma de llamar la atención de los padres. 

¿Qué pueden hacer los padres para evitarlo? Aquí van algunos consejos para padres con hijos que comienzan a utilizar las peleas como una costumbre:

1. No seas sólo observador. Aplica las normas Los padres pueden intervenir en la pelea. Nos tienes por qué sentarte y observar cómo tus hijos se tiran de los pelos. Ellos no saben que existe otra forma de conseguir ese juguete que quieren. Ayúdales. Si traspasan los límites y la pelea es grave, aplica las normas y límites que estableciste y castígales si es necesario

2. Enséñales a compartir. La mayoría de peleas entre hermanos empiezan porque ambos quieren lo mismo. El origen del problema es que no saben compartir. Si ambos quieren la misma galleta, explícales que pueden partirla por la mitad y así ninguno pierde. Si es un juguete, pon un tiempo limitado de disfrute para cada uno. 

3. Enséñales a negociar. Una buena táctica para conseguir ese juguete que uno de los hermanos se niega a compartir es negociando. Enseña a tu hijo que ofreciendo algo a cambio a su hermano, puede conseguir un beneficio.

4. Enséñale a manejar su ira. Cuando se enfadan, los niños sienten rabia y frustración. El corazón se acelera y ya no pueden pensar. Tal vez si les enseñas a dejar pasar unos segundos cuando sienten eso antes de lanzarse a por el hermano, podrán ir dominando, poco a poco, su ira. 

5. No hagas favoritismos con ninguno de los hijos: lo único que consigues es generar celos entre los hermanos, y esto también puede terminar en continuas peleas. 

Video de dos hermanas gemelas peleando por un juguete