La familia celebra su día

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El 15 de mayo se celebra el Día Internacional de la Familia. En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas decició mediante una resolución, destacar este día en el calendario para sensibilizar a gobiernos y poderes políticos sobre los asuntos que conciernen a la familia y la importancia de crear medidas para auxiliar, proteger y apoyar a las familias. Es además, en estos tiempos de crisis, cuando la familia cobra un papel fundamental.

La importancia de la familia

Día Internacional de la Familia

La familia es uno de los tesoros más grandes que puede tener una persona. Me considero una persona afortunada porque mis padres, suegros, hermano y cuñados están y han estado ahí siempre que les he necesitado. Si no puedo recoger a mis hijos del colegio, los abuelos lo hacen encantados, si necesito ayuda extra, me la ofrecen desinteresadamente. Mi familia está para lo bueno y lo malo. He de decir que es recíproco, cuando cualquiera de mis seres queridos necesita mi ayuda, pueden contar conmigo.

En estos tiempos de crisis económica, cuando el día a día se ha complicado para tantas personas, la familia ha surgido como una de las instituciones más fuertes. Hijos que no podían pagar sus pisos han vuelto a casa de sus padres; personas sin trabajo ni remuneración, pueden comer y vestir gracias al esfuerzo de sus seres queridos; padres y madres que no pueden pagar a alguien para cuidar de sus hijos mientras trabajan, reciben la ayuda desinteresada de los ahora llamados 'abuelos canguro'.

La familia ocupa un papel destacado en una sociedad en la que muchas veces las personas no encuentran apoyo en sus gobiernos y estados. Somos afortunados porque en nuestra sociedad la familia es un pilar fundamental, en otras sociedades, los hijos abandonan el nido familiar para no volver, los lazos con quienes se criaron y educaron se rompen emocional y físicamente.

Los gobiernos pues, deberían mostrar más atención a las familias, quienes deberían ser apoyadas, auxiliadas, defendidas y protegidas con cariño y dedicación. Son, al fin y al cabo, los pilares básicos de nuestra sociedad.