Madres solas, cada vez más numerosas

Cada vez son más mujeres las que deciden liarse la manta a la cabeza y emprender el camino de la maternidad en solitario, sin una pareja. Las familias monoparentales crecen en número en nuestra sociedad, sobre todo, las encabezadas por mujeres. Concretamente, en España, 9 de cada 10 mujeres llevan ya las riendas de sus familias, según datos del Instituto de la Mujer. 

Ser madre en solitario

Madre con hijo

Sacar a una familia adelante en solitario es un verdadero desafío, sobre todo, ahora cuando la inestabilidad económica está llamando a la puerta de mucha gente y llegar a fin de mes se hace cada día más difícil. Sin embargo, llama la atención que, en contra de aplicar el lema, la unión hace la fuerza, el coraje de muchas mujeres se está poniendo a prueba cada día. 

Las causas de este incremento en el número de madres solas son en primer lugar, el aumento de casi el 299 por ciento de mujeres que se deciden a llevar a cabo su maternidad estando solteras a lo largo de la última década. Le sigue muy cerca el incremento de divorcios, nulidades y separaciones.

Las familias monoparentales empiezan a ganar enteros en la sociedad y, según los últimos datos facilitados por la Fundación Adecco, parece que las familias tradicionales están entrando en recesión. Mientras que en 2002 existían un total de 303.200 familias con una sola figura de responsabilidad, ya fuera paterna o materna, a finales de 2011 se registraban hasta 548.600, de las cuales 486.400 tienen a la madre como figura principal. 

La forma más habitual de familia monoparental sería en este caso la de la madre soltera con un solo hijo. Pocas son las mujeres que afrontan la maternidad en solitario con una familia numerosa. En este caso, sólo un 3 por ciento de las mamás que están solas tiene más de cuatro hijos. La franja de edad de la mayoría de las mujeres que afronta su maternidad en solitario se sitúa entre los 36 y los 45 años, predominan las mujeres con estudios técnicos, y actualmente, más de una cuarta parte se encuentra sin trabajo. Un dato, este último, especialmente significativo, sobre todo porque hasta un 89 por ciento ha declarado sentirse continuamente discriminada en los procesos de selección por este motivo. Las encuestadas en paro, además, lo tienen claro: ser madre y estar sola es un hándicap para encontrar empleo. 

Resulta paradójico este trato injusto hacia estas madres por parte de la sociedad en general, sobre todo, si tenemos presente el enorme desafío que supone afrontar el cuidado, la educación y la manutención de sus hijos sin más ayuda que su propio esfuerzo y coraje. 

Marisol Nuevo. Guiainfantil.com