La fuerza del deseo de ser madre

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Marie tiene 32 años y una enfermedad que la obliga a estar en una silla de ruedas. Sus huesos son tan frágiles que cualquier tropiezo podría causarle fracturas muy graves por todo el cuerpo. Sin embargo, Marie tenía un sueño: ser madre. Su deseo era tan fuerte que se hizo realidad. 

Una enfermedad rara que no le impidió ser madre

Marie con su marido e hijo

Existen enfermedades que hacen casi inviables la posibilidad de tener un hijo. Una de ellas es la enfermedad que padece Marie. Sufre osteogénesis imperfecta, más conocida como 'huesos de cristal'. Durante sus primeros 30 años sufrió más de 200 fracturas por todo su cuerpo. No consiguió crecer más de 1,20 centímetros. Tras la muerte de su hermano (tenía la misma enfermedad que ella y murió con 9 años), decidió hacer una lista de 'tareas pendientes' que debería cumplir a lo largo de su vida. Una de ellas: ser madre. 

El deseo de Marie pudo más que la enfermedad y tanto ella como su marido, decidieron tener un hijo mediante un vientre de alquiler. Su hijo Mark (era el nombre de su hermano) nació sano, contra todo pronóstico, y sin heredar la enfermedad de su madre (tenía un 50% de posibilidades de heredarla). 

Marie intenta colaborar en la crianza de su hijo en todo lo que puede. Aún así, se encuentra con infinidad de problemas. Por ejemplo, un simple cambio de pañales se convierte en deporte de riesgo para ella. En uno de estos intentos, se fracturó una costilla. 

Cómo es la enfermedad de los huesos de cristal

La osteogénesis imperfecta es una enfermedad hereditaria causada por una alteración genética de los huesos. Esta enfermedad hace que los huesos se debiliten y se fracturen con mucha facilidad. Produce malformación del esqueleto, baja estatura, dientes quebradizos, sordera y problemas respiratorios.