Empatía y generosidad, los valores esenciales de la Navidad

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

¿Qué es Navidad? ¿Encuentros? ¿Recuerdos? ¿Celebración?¿Regalos? Si hay algo que caracterice a la Navidad, es que es el momento en el que se rescatan dos valores básicos que luego tendemos a olvidar: la empatía y la generosidad. 

Sin duda, la Navidad nos ofrece la oportunidad de explicar a los niños qué significan estos valores. Aunque tal vez ellos, ya lo sepan... 

El spot navideño que habla de la empatía y generosidad de los niños

NIña con carta

¿Puede un niño sentir la soledad de un adulto? ¿Puede un niño sentir empatía? La respuesta es sí. Y la empatía, no es sólo un sentimiento pasivo sin más, es un estímulo que nos pone en marcha, que nos anima a hacer algo para cambiar lo que no nos gusta. Es un grito interior que te hace saltar y busca reparar lo aparentemente irreparable. 

El mejor ejemplo lo encontramos en el mítico spot navideño de John Lewis. Cada año nos sorprende con una emotiva historia que habla de Navidad. De lo que realmente significa la Navidad. Siempre, como no, a través de los ojos de un niño. Unas veces la historia gira en torno a la amistad. Otra, a la familia.

En este caso, la protagonista es una niña, que descubre observando la luna, un anciano solitario y triste. La niña, siente su tristeza y busca por todos los medios  ponerse en contacto con él. Es tozuda, ingeniosa y perseverante. La paciencia, la creatividad y el esfuerzo, hacen que los sueños se cumplan.

Por qué es importante la empatía para los niños

La empatía, dicen muchos expertos y grandes pensadores de todos los tiempos, es la clave del éxito. Si eres capaz de ver lo que el otro necesita, serás capaz de encontrar la clave para triunfar. Esto se aplica no sólo al mundo material, sino también al espiritual. La empatía es la llave de la sabiduría, por eso es tan importante inculcarla en los niños. Pero... ¿qué les aporta a ellos sentir empatía?:

- Sabrá escuchar a los demás. No oír, sino escuchar. Se convertirá en un fantástico comunicador.

- Será capaz de reconocer todos los sentimientos en los demás y por consiguiente, en sí mismo. Una vez que reconozca las emociones, le será más fácil gestionarlas. A esto se llama, inteligencia emocional. 

- Sabrá hablar cuando debe de hablar y callar cuando debe callar. 

- Si es capaz de comprender a los demás, tendrá mucho más claros sus objetivos.

- Tendrá mayores habilidades sociales. Una conexión fantástica con los demás.

Vídeo de la Navidad y el hombre en la luna de John Lewis