Canciones infantiles en el Día de la Música

En el Día de la Música. En los colegios, los niños honran a Santa Cecilia, la patrona de los músicos, no sólo en la clase de música, sino cantando sus canciones favoritas por los pasillos. 

Y es que la música tiene para los niños y los bebés numerosos beneficios, sobre todo, cuando la iniciación musical es temprana. En casa, escuchando canciones infantiles, se producen ya cambios a nivel fisiológico. Los niños y bebés desarrollan un fuerte vínculo afectivo, que estimula su inteligencia emocional. Asimismo, a nivel psicológico, despierta, estimula y desarrolla emociones y sentimientos.

La estimulación musical potencia el rendimiento en el colegio

Niño escucha música con cascos

Los bebés no deben escuchar sólo canciones de cuna, porque también tienen capacidad para disfrutar de la música clásica, algo que también les gusta durante su desarrollo en el útero materno. Diversos estudios han demostrado que escuchar distintos tipos de música durante el embarazo es beneficioso para los bebés porque tras el nacimiento la reconocen y les ayuda a calmarse. Puedes cantar al bebé, dar palmadas en sus manos o enseñarle a dar también palmadas. Esta incipiente forma de percusión ayuda a los bebés a aprender los ritmos de la música. 

En general, para los niños están recomendadas las canciones infantiles cuyas letras son sencillas y contienen estribillos pegadizos y repetitivos. Las canciones infantiles preferidas de los niños son las que incluyen onomatopeyas y ritmos que se pueden para bailar. El niño debe entender que la música es una fuente de diversión y está comprobado que los bebés y los niños son muy receptivos a la música clásica de fácil estructura y de corta duración.

En la mayor parte de escuelas de música, los niños comienzan con la iniciación musical entre los 2 y los 5 años. En las clases de música aprenden a hacer ritmos con la voz o con las diferentes partes del cuerpo, y además les enseñan a distinguir entre notas altas o bajas y a reconocer las notas musicales mediante juegos.

Los estudios reflejan que la música favorece la capacidad de los niños para la atención y la concentración, potenciando así su rendimiento en el colegio. La música estimula la memoria, el análisis, la síntesis y el razonamiento, y por lo tanto, el aprendizaje. A partir de los 6 años, en la mayor parte de las escuelas de música suelen pasar de la iniciación musical a la formación musical, momento en el que el niño toma contacto con el instrumento musical elegido.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com