Prohíben a los niños de Estados Unidos cabecear la pelota en el fútbol

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Tu hijo regatea con destreza al contrario, pasa la pelota a su compañero, avanza deprisa hacia la portería contraria, su compañero le devuelve la pelota, la balancea para que él pueda rematar de cabeza y... ¡¡goooooool! ¿Cuántos padres habrán visto esta escena en los partidos de fútbol de sus hijos?

Pues los padres de Estados Unidos no podrán ver este tipo de gol, no el remate de cabeza, si su hijo tiene menos de 10 años. La razón, una nueva normativa impuesta por la Federación de Fútbol de EEUU, tras un juicio que ha durado casi 15 meses.

Por qué prohíben a los niños menores de 10 años cabecear la pelota

Niña con pelota de fútbol

Esta nueva norma afectará a equipos de fútbol infantil nacionales y equipos regulados por la Federación norteamericana de fútbol. Para el resto de equipos, será solo una recomendación. Pero... ¿por qué prohíben a los menores de 10 años chutar de cabeza la pelota?  La razón: evitar lesiones y conmociones cerebrales en los pequeños. 

Según una demanda presentada por padres y jugadores de fútbol norteamericanos contra la FIFA, US Soccer y Organización de Fútbol juvenil, cerca de 50.000 jugadores de secundaria sufrieron conmociones en la cabeza en un sólo año. Un número mucho más elevado que las lesiones de cabeza generadas en otros deportes como el béisbol o el baloncesto. La demanda contra la FIFA no prosperó, pero sí la presentada contra la Federación norteamericana de fútbol.

El principal riesgo de las conmociones de cabeza en los niños, según los estudios de gran número de neurólogos de todo el mundo, es que si se dan de forma repetida, puede llegar a ocasionar una encefalopatía traumática crónica, una dolencia que a la larga, ocasiona pérdida progresiva de memoria y de algunas funciones cognitivas. También puede generar depresión, insomnio o ansiedad. 

Beneficios y riesgos del fútbol para los niños

Nadie duda de los numerosos beneficios del fútbol para los niños, pero como todo deporte, también tiene sus riesgos. Entre ellos: 

- Lesiones repetidas. Rotura de algún hueso, sobre todo en las piernas.

- Esguinces de repetición.

- Conmociones en la cabeza.

Sin embargo, no debemos fijarnos sólo en los riesgos, sino valorar la cantidad de beneficios que el fútbol aporta a los niños. Entre ellos:

- Aprenden a jugar en equipo. Desarrollan las habilidades sociales y de cooperación.

- Es un deporte fantástico para luchar contra la obesidad infantil.

- Desarrollan una mayor tolerancia hacia la frustración.

- Aprenderán a ganar y a perder.