Mi hijo ya sabe tirarse de cabeza en la piscina

Se necesita valor, perseverancia, perder el miedo y conocer la técnica para tirarse se cabeza. A mi hijo le atraía tanto la idea, que estaba dispuesto a hacer proezas para aprender, perder el miedo y lanzarse a disfrutar de momentos de diversión asegurada. Este verano le he enseñado a mi hijo pequeño a tirarse de cabeza y con ello he vuelto a vivir momentos inolvidables al borde de una piscina.

Habilidades de los niños en el agua

Tirarse de cabeza en la piscina

Los pies juntos en el bordillo, los brazos siempre por delante, un pequeño saltito antes de lanzarse y a zambullirse en forma de flecha. Esos son los pasos, muy sencillos, que deben aprender los niños antes de tirarse de cabeza a la piscina. Lo dífícil es reunir el valor necesario para lanzarse sin poner los pies por delante, que no es fácil, porque es ir en contra de todo lo aprendido anteriormente, es decir, usar los pies para conseguir la estabilidad corporal y proteger siempre la cabeza.

Tirarse de cabeza es un ejercicio muy divertido, que necesita perseverancia para llegar a hacerlo bien, ya que una vez que se ha conseguido llevar la cabeza por delante del cuerpo, es importante colocarse bien, evitar abrir las piernas, no darse tripazos que, a veces, duelen y lanzarse en forma de flecha. Mi hijo quería partiicpar en algunos juegos colectivos como el "Bull Dog" o "Marco Polo", que estimulan la iniciativa de los niños para aprender a tirarse de cabeza, ya que eso aporta ventaja a los participantes y evita que te pillen a la primera de cambio y te toque ligártela o ser el perseguidor.

Cuidados con los niños en la piscina

Y es que es fundamental que tu hijo quiera aprender a tirarse de cabeza y él te pida de que le enseñes para lograr el éxito. Un niño que no quiere aprender o que no tiene ningún interés por hacerlo jamás conseguirá el propósito. En cambio, con motivación personal es más fácil que los niños hagan un esfuerzo por perder ese miedo natural y no tengan reparos a salir de la piscina una y otra vez e intentarlo mil veces, si es necesario para hacerlo bien.

Sin embargo, igual de importante que la motivación es su seguridad. Tener precaución es fundamental a la hora de tirarse de cabeza. Por eso, al mismo tiempo que enseñaba a mi hijo a lanzarse al agua de cabeza, no paraba de decirle lo necesario que es siempre asegurarse de que el fondo de la piscina debe ser lo suficientemente profundo como para no darse nunca contra él cuando nos tiramos. También le estuve recordando todo el tiempo que tirarse de cabeza con las manos por delante evita golpes peligrosos en la cabeza, que pueden causar lesiones graves y que lo importante es pasarlo bien.

Marisol Nuevo