Un truco para aliviar el dolor de las contracciones: bailar

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

¿Las contracciones duelen? Es una de las preguntas que hacemos las mamás primerizas durante el embarazo. Puede que en algunos casos, contadísimos casos no haya dolor, pero en general sí, las contracciones duelen.

Para aliviar las molestias existen varios trucos que podemos poner en práctica, aunque ninguno tan original como el de una mamá estadounidense cuyo vídeo ha dado la vuelta al mundo. A punto de dar a luz se coloca en el pasillo junto a una amiga y una enfermera y comienza a bailar. Al ritmo de 'Watch me' hace toda una coreografía para olvidar el dolor de las contracciones.

Bailar para aliviar el dolor de las contracciones

Una mamá americana parecía haber olvidado el dolor de las contracciones mientras bailaba y daba saltos. Con su bata de hospital y acompañada de otras dos mujeres, la mamá movía sus piernas y brazos con una agilidad tal que parecía no estar a punto de dar a luz. 

Bailar no es lo que realmente le funciona a esta mamá, es la capacidad de poner su punto de atención y concentración en otra actividad, que además le relaja y reporta un estado de bienestar. Incluso la liberación de endorfinas que produce el baile puede ayudar a manejar el dolor. 

Es más, esta acción, junto con la de caminar, ayuda a que el bebé descienda por el canal del parto y se produzca antes el nacimiento.

Técnicas para manejar el dolor de las contracciones

Bailar para aliviar el dolor de las contracciones

- Técnicas de respiración: una respiración profunda controlando la cantidad de oxígeno que entra en los pulmones ayuda a relajar los músculos al mismo tiempo que transporta ese oxígeno al bebé.

- Masajes: sobre todo en la zona lumbar. El papá puede participar así y ayudar a su pareja realizando masajes lumbares que alivian el dolor y relaja los músculos.

- Bañeras de dilatación: en algunas clínicas disponen de estas bañeras que se llenan de agua templada para proporcionar una sensación de bienestar a la mamá.

- Técnicas de meditación y relajación: como el mindfullnes o el yoga. Es importante comenzar antes del parto. 

- Posturas: algunas posiciones alivian el dolor como tumbada con las piernas hacia arriba o de lado.

- Crear un ambiente relajado: poner música que favorezca la relajación y enfocar la mente en momentos que transmitan paz.