¿Qué ocurre realmente con el cuerpo después del embarazo?

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Las celebrities nos enseñan sus cuerpos perfectos y sus vientre planos desde las portadas de las revistas después de dar a luz. Estas imágenes no representan ninguna ayuda para otras mamás porque, hasta donde yo conozco, y he tenido tres partos, la barriga no queda plana ni dos semanas, ni dos meses después de dar a luz.

El cuerpo de la mujer ha de recuperar su forma tras el parto, y esto es un proceso que dura tanto o más que el mismo embarazo. Una mujer neozelandesa, Julie Bhosale, ha decidido mostrar, sin tapujos la realidad del cuerpo de una mujer tras el parto.

Cómo queda el cuerpo de una mujer después de dar a luz 

La barriga después del embarazo

Con estas imágenes publicadas en su blog: My Real Pospartum Body, Julie trata de denunciar la presión social que sufrimos las mujeres ya que, según ella estamos obligadas a ser buenas madres, profesionales y a estar siempre guapas y delgadas. Ella, explica a través de varias fotografías tomadas horas, días y semanas después del parto cómo cambia el cuerpo de una mujer. Es una realidad dura de aceptar para muchas mamás, pero es lo normal.

La iniciativa de Julia, y la de otras muchas mamás que han decidido enseñar a través de redes sociales o blogs imágenes de sus cuerpos tras el parto es digna de elogio, ya que con ello ayudan a otras madres que se sienten tristes, deprimidas o frustradas al ver las señales del embarazo en su abdomen o en su pecho.

Es la realidad que vivimos las mujeres y es lo normal porque el útero ha de retraerse y tarda aproximadamente 40 días en volver a su tamaño original. La musculatura abdominal ha sufrido un enorme estiramiento y el abdomen continuará dilatado durante semanas o incluso meses. Además de éstas, es posible que suframos otras consecuencias del embarazo como la caída del pelo, dolor durante las relaciones sexuales, incontinencia urinaria... 

En definitiva, es una estupenda manera de desmitificar a todas esas imágenes de famosas que nos saludan desde las portadas de las revistas con sus cuerpos perfectos tras uno o incluso 3 embarazos. Lo verdaderamente real son estas otras imágenes, como las que muestra Julie. Son muy pocas las afortunadas que consiguen tener el mismo cuerpo que antes del parto, lo normal es que la tripa nunca vuelva a ser lo que era.

El cuerpo puede mejorar y mucho, aunque requiere de constancia y voluntad para hacer ejercicio con frecuencia y llevar una alimentación sana. Esta simple receta nos ayudará a estar casi, casi como estábamos. Pero también hemos de aceptar que hay marcas que no se irán nunca, y que son la viva prueba de que hemos sido madres.