Cuidado con la pintura de dedos que utiliza tu hijo

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Plomo, arsénico y cadmio. Compuestos químicos que pueden resultar una 'bomba de relojería' para la salud de los niños. Tal vez pensemos que es algo ajeno a nuestro hogar. ¿Dónde va a encontrar nuestro hijo esos compuestos? Y sin embargo, podemos tenerlo más cerca de lo que pensamos. 

Algunas pinturas de dedo para bebés utilizan sustancias en dosis elevadas, superiores a las permitidas. Y la pintura, en principio, un fantástico regalo para los niños, se puede transformar, en un arma peligrosa para su salud. 

Pintura de dedos tóxica para los niños

Bebe come pintura

Las autoridades sanitarias a menudo decubren 'defectos' en juguetes y accesorios para bebés. En este caso, han encontrado un alto nivel de toxicidad en algunos lotes de pintura de dedos para niños de las marcas Alpino, Fevicryl y Dinova.

Evidentemente, se han retirado estos lotes del mercado. Tanto las pinturas amarilla, roja, verde y azul de Alpino Baby que presentaban altos niveles de plomo como  la pintura de dedos Fevicryl, peligrosa por su alto contenido de cadmio y plomo. En el caso de Dinova, se ha tenido que retirar el color verde por altos niveles de arsénico.

Consejos para elegir una pintura de dedos segura para el bebé

La pintura de dedos es ideal para desarrollar la creatividad de los niños. Pero recuerda que, para un bebé, también es una tentación tremenda que les invita a probarla y a experimentar con ella (pintándose todo el cuerpo). Por eso, debes de asegurarte de que la pintura que le das no sea tóxica. Vigila de forma especial estos puntos:

- Comprueba toda la información que recoge el etiquetado: procedencia, edad a la que va dirigida...

- Asegúrate de que la pintura cumpla todas las normas nacionales y europeas exigidas. Mira bien que cumpla con la norma europea UNE-EN 71. Esta norma limita el uso de impurezas, conservantes y otros elementos o sustancias peligrosas para la salud del niño.

- Si incluyen amargante para disuadir a los niños para que no las ingieran, mucho mejor.

- Que no contengan látex ni ningún otro alérgeno común.

Cómo hacer pintura de dedos casera

Si lo prefieres, puedes fabricar tu propia pintura de dedos. ¿Cómo? Muy sencillo: 

1. Pon tres tazas de agua a hervir. En cuanto hierva, la retiras del fuego.

2. Añade una taza de harina disuelta en un poco de agua fría y después de remover, se da un hervor más. 

3. Una vez que lo retiras del fuego, repartes la mezcla en varios recipientes de cristal y echas en cada uno un poco de colorante vegetal o alimentario. 

4. Una vez que se enfría, ya puede usarse. Y... ¡a pintar!