Sandalias de goma: el calzado más peligroso para los niños

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Las cangrejeras o sandalias de goma para la playa han sido el calzado estrella durante años para evitar que los niños se quemaran con la arena. Los hemos usado varias generaciones y, ciertamente no nos hemos abrasado las plantas de los pies, pero a cambio, hemos sufrido las consecuencias de llevar un calzado de goma.

La última en denunciar los estragos que causan estas sandalias ha sido Lisa Connor, que ha compartido en redes sociales imágenes de las impactantes lesiones que ha sufrido su hija Esme en los pies tras usar durante 30 minutos unas divertidas pero peligrosas sandalias rosas de plástico.

El peligro del calzado de goma de verano para niños

Peligro de las chanclas de verano para los niños 

Fotos: Mercury Press

Esmé Connor sufrió cortes en el tobillo tras usar unas sandalias rosas de plástico que había recibido por su cumpleaños. Las imágenes han dado la vuelta al mundo y han sido compartidas cientos de veces para avisar a otros padres del riesgo que supone este calzado. Su madre se decidió también a compartir la marca de las chanclas: Next Jelly, como aviso.

Se trataba, como muestra la imagen, de unas sandalias de goma de bajo coste que hicieron que el pie de la niña no pudiera transpirar. No hay que darle muchas vueltas, es plástico puro y duro y se usa en épocas de calor. Ampollas, cortes y rozaduras son más que probables.

No son mejores los zuecos tipo crocs o las hawaianas 'made in China' y es que, aunque parezca que están hechas de corcho o plástico, suelen ser fabricadas con resinas y otros productos plásticos reciclados que provienen de recipientes utilizados para almacenar agrotóxicos. Los divertidos colores que llevan y que llaman la atención de los niños además tienen un elevado contenido de plomo. 

A las lesiones que puede causar estos materiales sobre el pie del niño se une otro peligro: en los últimos tiempos se suceden los accidentes y denuncias por el uso de zuecos tipo crocs que se quedan enganchados en escaleras mecánicas produciendo terribles lesiones a algunos niños. Los casos ocurren en todo el mundo, desde Japón a Estados Unidos pasando por Singapur.

Las crocs homologadas, las originales, están confeccionadas con un material llamado croslite que además de cómodo, higiénico y resistente a los malos olores, es muy adherente y antibacterial. Es muy común ver a los profesionales médicos llevarlas por su comodidad y seguridad.

Por lo que, si no deseamos que nuestros hijos tengan lesiones como las de Esmé Connor, es fundamental invertir en calzado de calidad y no guiarnos tanto por el impulso del niño o el nuestro al ver unos zapatos originales.  Así nuestros hijos no sufrirán los rigores de esas sandalias tan divertidas como peligrosas que compramos en ocasiones en mercadillos y comercios poco fiables.