El peligro de dejar al niño dentro del coche en verano

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hay noticias que nos ponen los pelos de punta, son esas noticias que nos gustaría que no sucedieran. Tal es el caso de padres y madres que por imprudencia o descuido, dejan a sus hijos dentro del coche. Si además este hecho se da en verano o en lugares con altas temperaturas, el desenlace puede ser trágico.

Desde la Asociación Española de Pediatría nos avisan de que la causa más común por la que los niños menores de cuatro años sufren un golpe de calor, no es la exposición al sol en un parque, en la playa o en la piscina, es por dejar al niño dentro del coche.

Riesgos de dejar olvidado al bebé dentro del coche

Riesgos de dejar al bebé dentro del coche en verano

Y es que un coche aparcado al sol, ya sea verano o invierno, se convierte en un 'pequeño horno'. Soy de la generación que creció sin aire acondicionado en el coche y, antes de poder subir, mis padres tenían que ventilar el coche debidamente, e incluso circulábamos con las ventanillas totalmente bajadas, para que entrar algo de aire fresco.

Y es que, si la temperatura exterior es de 35º, la del interior del coche puede alcanzar los 65º en tan sólo 15 minutos. Un niño que permanece dentro del coche, puede subir hasta los 42 grados de temperatura corporal en la primera media hora. Es cuando la deshidratación, el agotamiento producido por el calor y el aumento de la temperatura corporal provocan la temida hipertemia, y ésta puede causar la muerte del niño o del bebé.

Hay quien piensa que no pasa nada si dejas las ventanillas parcialmente abiertas, sin embargo, es un gran error, puesto que el aire que entra no va a conseguir reducir el aumento de temperatura.

El hecho es tan grave, que no deberíamos si quiera plantearnos dejar al bebé o al niño unos minutos para hacer un recado rápido. Es necesario recordar que la capacidad de regular la temperatura del cuerpo es infinitamente menor en un niño. La temperatura del niño asciende de tres a cinco veces más rápido que la de un adulto ya que tienen menos reservas de agua. Por ello, están más expuestos frente a las altas temperaturas.

Qué hacer ante un golpe de calor en el niño

Si el niño sufre un golpe de calor conviene:

- Quitar la ropa al niño.

- Llevarle a un sitio fresco y con ventilación.

- Refrescarle la nuca, muñecas y tobillos con una toalla húmeda.

- Tumbarle en el suelo y levantarle las piernas.

- Ofrecerle agua o, si es posible, suero oral