Las fracturas que pueden ser señales de abuso infantil

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Hablar del tema de abuso infantil es necesario pero me hace tremendamente difícil. Aparte del tremendo dolor y del sentimiento de injusticia que provoca esta temática, escribir sobre ello te hace reflexionar con cada letra que digitas en el teclado.

Es un tema delicado de tratar, especialmente cuando la víctima del abuso es un niño o una niña, o cuando se habla de algunas fracturas pueden ser consecuencias de un abuso o maltrato infantil.

Síntomas del abuso a niños

NIño con brazo roto

La Academia Estadounidense de Pediatría (APP), revela algunas características de las fracturas infantiles que pueden derivarse de un abuso o maltrato. Cualquier lesión infantil, incluidas las fracturas, puede ser consecuencias de un abuso infantil. La APP revela que fracturas más típicas del abuso infantil son las lesiones metafisarias en los huesos largos, las quebraduras de costillas y las fracturas escapulares. Los médicos deberían tener en cuenta siempre la posibilidad de que una fractura puede haber ocurrido por un abuso infantil.

Aparte de estas lesiones también existen otras características que deben generar sospechas de que el niño o la niña haya sufrido algún abuso o maltrato físico:

- Fractura en un niño que todavía no camina

- Fracturas múltiples

- Fracturas con distintas antigüedades

- Relatos inconsistentes o variables de los cuidadores

- Retraso o demora en la consulta por una lesión

- Ausencia de lesiones previas

- Antecedentes inverosímiles de lesiones

La APP también destaca que a los niños con menos de dos años (y algunos de entre dos y cinco años) con fracturas sospechosas de abuso se les debería realizar una radiografía del esqueleto. Y en los niños con menos de un año con este tipo de fracturas, deberían hacerse también estudios por imágenes del cráneo y el cerebro porque las lesiones en la cabeza suelen estar ocultas. Pediatrics también recomienda una evaluación por maltrato a los hermanos y a otros integrantes jóvenes de la familia de los niños víctimas de abuso físico. Las fracturas son uno de los indicadores más sólidos de que existió abuso infantil.