Vuelta al cole: ponle el cinturón a tu hijo

Con la vuelta al cole, vuelven los madrugones, las carreras, las prisas y los trayectos cortos en coche para desplazarnos de casa al colegio y viceversa. En el día a día, es inevitable que se nos haga tarde, pero lo que bajo ningún concepto se puede justificar es dejar que el niño viaje sin el cinturón de seguridad.

Y es que según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), de los 39 niños que han muerto en lo que va de año en las carreteras españolas, 14 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Estos accidentes son más habituales en trayectos cortos que en grandes desplazamientos. No llevar puesto el cinturón de seguridad o no proteger a los menores cuando circulan en un vehículo con los sistemas de retención adecuados a su peso, estatura y edad es uno de los principales factores de riesgo en la carretera junto con la velocidad y conducir bajo los efectos del alcohol.

Niñas con cinturón en el coche

¿Cómo debemos llevar a los niños en el vehículo?

El Reglamento General de Circulación establece que queda prohibido circular con menores de doce años situados en los asientos delanteros del vehículo, salvo que utilicen sillas de seguridad infantil. Excepcionalmente, cuando su estatura sea igual o superior a 135 centímetros, los menores de doce años podrán utilizar el propio cinturón de seguridad para adultos de los asientos delanteros.
En los asientos traseros, los niños cuya estatura no alcance los 135 centímetros, deberán utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y a su peso. Si la estatura del niño es igual o superior a 135 centímetros y no supera los 150 centímetros, se podrá utilizar indistintamente un dispositivo de retención homologado y adaptado a su talla y a su peso o el cinturón de seguridad para adultos. Los niños no podrán utilizar un dispositivo de retención orientado hacia atrás instalado en un asiento del pasajero protegido con un airbag frontal, a menos que haya sido desactivado.
Además, el Reglamento General de Circulación obliga al conductor y a los pasajeros, tanto de los asientos delanteros como de los traseros, a llevar correctamente abrochado el cinturón de seguridad o el dispositivo de retención infantil cuando vaya a realizar cualquier trayecto de vía urbana o carretera. El incumplimiento de esta norma está tipificado como infracción grave, y se sanciona en España con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos en el carnet de conducir para los conductores.

Una campaña internacional para proteger a los niños

Y es que los sistemas de retención infantil (SRI) ayudan a proteger a los más pequeños cuando circulan dentro de un vehículo. Según datos de la Asociación Española de Pediatría, las lesiones por accidente de tráfico siguen siendo la primera causa de muerte en los niños mayores de 4 años, de ahí, que un sistema de retención adecuado y correctamente utilizado ofrezca un nivel de protección alto. Un menor sin ningún tipo de sujeción multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales. Además, nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales, podrían haberse evitado si se hubiera utilizado este tipo de dispositivo.

Por este motivo, y con la intención de incrementar su uso, la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha una campaña que lleva a cabo la Organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL) simultáneamente en más de 25 países europeos. En esta ocasión, la campaña también se realizará en algunos países de Iberoamérica como Argentina, Guatemala, Paraguay y Perú. Desde hace 4 años, se están dando pasos hacia la creación de un espacio iberoamericano de seguridad vial.

Marisol Nuevo.