Antes de besar a un bebé... ¡piénsatelo!

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hay muchas personas se sienten inevitablemente atraídas por los bebés. Cuando los ven es como si un imán les dirigiera directamente a sus mofletes y comienzan a prodigar besos a diestro y siniestro, no pueden evitarlo.

No tienen miramientos de ningún tipo, da igual si están acatarrados o tienen algún tipo de herpes labial. Besan al bebé, en ocasiones, ante el estupor de los padres. Para alertar a otros padres sobre lo que puede ocurrir si no se tiene cuidado, una mamá ha compartido una fotografía de su bebé tras contagiarse de un herpes por el beso de una persona.

Peligros de contagiar a un bebé con un herpes labial

Riesgos de besar al bebé

Amy Stinton tiene un bebé, Oliver, de 14 meses. Un buen día comenzó a desarrollar un sarpullido en su piel. Pensó que podía ser varicela pero cuando llevó al bebé al pediatra este le confirmó la enfermedad: había contraído un herpes. El niño tuvo que ser hospitalizado.

Amy le hizo fotos a su bebé y las publicó en redes sociales como forma de alertar sobre lo que puede ocurrir cuando alguien con un herpes labial besa a un bebé. No es el primer caso de este tipo que hemos visto, otras mamás antes que ella publicaron fotos de sus bebés infectados por herpes tras haber sido besados. Hubo incluso un caso en Australia que causó la muerte del bebé.

Cuando un adulto se contagia por un herpes labial tras un beso sufrirá durante unos días las molestias ampollas que salen en el labio. El problema es cuando un bebé se infecta, y es que su sistema inmune todavía se está desarrollando y no dispone de las defensas necesarias para combatir algunas enfermedades. Tanto es así que un simple herpes labial puede causar infecciones muy graves en recién nacidos o bebés de pocos meses, que pueden devenir en discapacidad o incluso la muerte.

Quizás parezcamos exagerados los padres, sobre todo los primerizos cuando no dejamos que otros se acerquen demasiado al bebé, pero ciertamente con un simple beso se pueden contagiar varios tipos de enfermedades. En ocasiones tendremos que herir algún sentimiento, sobre todo de los abuelos, pero no les van a querer menos si no les besan cuando están cursando algún tipo de enfermedad.

Herpes labial en niños

El herpes labial es una infección viral que produce lesiones alrededor de la boca en forma de calenturas o ampollas. Suelen desarrollarse en un lado de la boca donde se forman unas vesículas que terminan por abrirse para dejar salir un líquido. Después sale una costra.

El proceso suele durar entre 10 y 15 días, suele ser molesto aunque no deja cicatrices. Es básico que el virus no llegue a la zona de los ojos por lo que hay que estar pendiente de que el niño no se toque las ampollas y que se lave frecuentemente las manos.

Aunque existen pomadas, es preferible aplicar frío para frenar la infección en cuanto brote y frotar con un algodón empapado en alcohol 2 o 3 veces al día hasta que se seque.