Día Mundial contra el cáncer. La detección precoz es la clave

Cada 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el cáncer, una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo. El mensaje clave o la piedra angular de la lucha contra el cáncer es, actualmente, la detección precoz ya que permite mejorar el pronóstico y la supervivencia de los casos de cáncer, sobre todo, el de mama.

Prevención y detección precoz contra el cáncer

Día Mundial contra el cáncer

En esta línea, hay que destacar que un porcentaje importante de cánceres puede curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana. Este es el caso del cáncer de mama, que es el cáncer más frecuente en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. La incidencia de cáncer de mama está aumentando en el mundo en desarrollo debido a la mayor esperanza de vida y a la adopción de modos de vida occidentales. Las estrategias de prevención y detección precoz con vistas a mejorar el pronóstico y la supervivencia de esas mujeres sigue siendo la piedra angular del control del cáncer de mama en el mundo.

Por otra parte, resulta significativo que el cáncer de pulmón se lleve la palma por matar actualmente a un mayor número de personas que cualquier otro tipo de cáncer debido al tabaquismo. Algunos tipos de cáncer, como los de próstata, mama y colon, son más frecuentes en los países desarrollados. Mientras que otros tipos de cáncer, como los de hígado, estómago y cuello uterino, son más frecuentes en los países en desarrollo.

Sin embargo, es importante que entendamos que todos y cada uno de nosotros podemos prevenirlo, porque está nuestra mano. Para entenderlo mejor conviene saber que el cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación anómalo de las células. El inicio de la enfermedad se puede producir en cualquier lugar del cuerpo y el tumor suele invadir el tejido circundante y provocar metástasis en puntos distantes del organismo.

Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco, un modo de vida poco sano (consumo de tabaco y alcohol, dieta inadecuada, falta de actividad física) y exposición a carcinógenos (por ejemplo, amianto) en el entorno laboral o en el medio ambiente (por ejemplo, por contaminación del aire en locales cerrados), radiación (por ejemplo, ultravioleta o ionizante) y algunas infecciones (por ejemplo, la hepatitis B o la infección por virus del papiloma humano).

Los principales factores de riesgo de cáncer que se pueden evitar son los siguientes:

1. Consumo de tabaco: causa 1,8 millones de defunciones anuales por cáncer (el 60 por ciento de éstas se registran en países de ingresos bajos y medianos)
2. Exceso de peso, obesidad o inactividad física: en conjunto causan 274.000 defunciones anuales por cáncer
3. Consumo nocivo de alcohol: causa 351.000 defunciones anuales por cáncer
4. Infección por virus del papiloma humano trasmitido por vía sexual: causa 235.000 defunciones anuales por cáncer
5. Agentes carcinógenos en el entorno laboral: causan al menos 152.000 defunciones por cáncer.

Marisol Nuevo.