El poder de los dientes de leche para salvar una vida

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

¿Qué padre no guarda ese primer diente de leche de su hijo? Es un momento mágico, único e irrepetible. La mayoría de niños, guardan con mimo su pequeño diente. Esa noche, recibirán la visita del Ratoncito Pérez, un enigmático personaje (muy tímido), aficionado a cambiar los dientes de leche recién caídos por una moneda o un detalle pequeño. 

Pero... ¿tan importantes son los dientes de leche? ¡Si ya no sirven! ¿O sí?

El gran poder que esconden los dientes de leche

Niño con diente de leche

Ahora resulta que los dientes de leche no son meros dientes de transición, sino que esconden un gran poder: las células madres. La pulpa del diente tiene células madre, bien protegidas en un lugar estéril. Sí, las mismas células que se conservan junto con el cordón umbilical de muchos recién nacidos. 

Aunque aún se investigan las posibilidades regenerativas de estas células, ya se usan en más de 70 operaciones e intervenciones, como por ejemplo, en los implantes dentales. Las células madre hacen que el tejido y el hueso se regenere más deprisa y reduce la posibilidad de rechazo en el caso de implantes dentales. 

Pero además, las células madre dentales pueden utilizarse además de por el mismo propietario del diente, por sus familiares, y un reciente estudio ha demostrado que estas células son capaces de generar insulina.  Por eso, muchos centros de investigación de células madre, piensan en el gran poder de los dientes de leche. Para aprovechar sus virtudes, eso sí, tienen que conservarlos, tal y como se hace con el cordón umbilical. La desventaja: existen pocos 'Bancos de dientes de leche', y el precio para utilizarlos aún es muy elevado. 

Para qué se utilizan las células madre del cordón umbilical

La mayor cantidad de células madre utilizadas hoy en día provienen de la conservación del cordón umbilical. Pero, ¿realmente sirve para algo? Aunque aún queda mucho por descubrir, las células madres suponen un riquísimo potencial, y ya son pieza clave en enfermedades como el Párkinson, el Alzheimer, Diabetes y algunos tipos de cáncer. Entre otras cosas, las células madre se utilizan para:

- Regenerar la médula ósea tras un tratamiento de cáncer

- Regenerar el corazón tras un infarto

- El transplante de piel. Regeneración de la piel tras una quemadura

- Regeneración del hígado

- Regeneración de las neuronas, aplicado a pacientes con parálisis

- Regeneración de la sangre

- Regeneración de huesos

- Regeneración de la cornea

¿Imaginas la cantidad de células madre que podrían conservarse de guardar los dientes de leche? ¿Imaginas la cantidad de vidas que podrían salvarse en un futuro?