7 trucos para tratar la tos 'perruna' nocturna en los niños

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

¿Has oído esa tos en tu hijo? Una tos seca, un tanto 'afónica', una tos a la que llamamos de forma coloquial 'tos perruna'... Es una tos que se genera por una irritación en la garganta, que se manifiesta muchas veces en ataques compulsivos y que se agudiza, como no, por la noche. 

Existe un tipo de tos, que además la puede generar un virus. Se llama tos crup. ¿La conoces?

Qué es la tos crup o tos seca en los niños

Tos perruna nocturna en los niños

Si tu bebé parece que llora con 'ronquera', tose 'como si ladrara', tal vez se trate de una tos crup. En realidad lo que tiene es una inflamación de las vías respiratorias altas. Afecta sobre todo a la laringe y a la traquea, de ahí esa ronquera y esa tos como 'si arrastrara' algo. Pero, ¿cuál es su origen?

El crup puede ser resultado de un virus que termina desencadenando esta inflamación y por tanto, este tipo de tos. Se da con más frecuencia en niños más pequeños, desde el bebé lactante hasta el niños de 3 años. Sin embargo, puede afectar a cualquiera. En principio es leve. Puede llegar a ser grave si la inflamación aumenta y el niño además de toser y roncar, comienza a emitir un 'silbido' al respirar. Si además respira con dificultad, de forma acelerada, es síntoma de falta de oxígeno, y un síntoma que indica que hay que ir de inmediato al hospital. 

Pero esta tos también puede ser una 'secuela' de un simple resfriado. Sin fiebre. Tan sólo ataques sistemáticos de tos. Además, es un tipo de tos que se agudiza por la noche. ¿Qué podemos hacer para tratarla?

Consejos para aliviar la tos nocturna de los niños

1. Humedecer el dormitorio. Con vapor frío, nunca caliente. Por eso no es recomendable general vapor calentando agua encima de un radiador. Es mejor utilizar sistema de humidificación en frío.

2. Que el niño duerma ligeramente incorporado. Para ello, basta con meter toallas dobladas o cojines debajo del colchón, sólo en la parte superior. 

3. Media cebolla en un plato. Funciona, y funciona porque la cebolla hace que se ensanchen las vías respiratorias. 

4. Una infusión con tomillo, romero y eucaliptus y un poco de miel. La miel suaviza la garganta, y el romero y el tomillo tienen propiedades desinfectantes. El eucaliptos es bueno para las vías respiratorias. También puedes poner esta infusión cerca de donde duerme, para que lo respire. 

5. Haz un jarabe de miel con zumo de limón. Se lo puedes dar poco a poco a lo largo del día. La miel calma la irritación y el limón ejerce una acción antiviral y antibacteriana y de paso aumenta las defensas. 

6. El chocolate negro es bueno contra la tos. ¡Aprovecha! Basta con una onza de chocolate antes de dormir.

7. Evitar los lácteos antes de dormir. Si el niño tiene flemas, esto hará que sean más espesas. Aumenta los líquidos. Una sopa es lo mejor antes de ir a dormir.