El sida en la infancia. Día Mundial de la Lucha contra del Sida

Los problemas de los niños con sida están causados por las bajas o nulas defensas de su organismo, que les hace proclives a padecer distintas enfermedades, que su sistema inmunológico no puede combatir. Desde que el 1 de diciembre de 1988 se proclamara el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, esta enfermedad ha matado a 25 millones de personas en todo el planeta. Actualmente, el Sida se cobra una media de 3,1 millones de personas al año, de las cuales medio millón son niños.

El cuidado de los niños con Sida

El sida en la infancia

La prevención de enfermedades es el primer objetivo a cumplir para los niños con sida. Cualquier virus o bacteria puede campar a sus anchas en cualquier órgano de su cuerpo, sin que nada se lo impida. Su sistema inmunológico está anulado, debido al VIH, Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, y cualquier otro virus o bacteria puede colonizar rápidamente su pequeño organismo. En general, los niños con sida necesitan la misma atención que los adultos afectados por la enfermedad, pero hay algunos aspectos adicionales que deben ser tomados en cuenta.

- Los cambios en el estado de salud o conducta del niño. En un niño con sida, los problemas pequeños se pueden hacer graves muy rápidamente. Algunos problemas respiratorios, que cursan con tos, fiebre y mocosidad pueden ser muy perjudiciales para el niño. Si tiene somnolencia inusual, diarrea o cambios en la cantidad de alimentos que ingiere, conviene ir al médico cuanto antes.

- La varicela. Siguiendo con las enfermedades infecciosas, algunas, especialmente varicela, puede matar a un niño con sida. Es muy importante que el niño con infección de VIH evite contagiarse de alguien con varicela.

- Las vacunas. El sistema de inmunización universal para los niños no sirve para los niños con sida, ya que algunas de estas vacunas pueden hacer enfermar al niño. Una de ellas es la de la polio. 

En casa, también podemos hacer algo para evitar que los niños con sida enfermen:

- Heridas. Usa guantes si el niño sangra y lava su herida con jabón y agua caliente. Después venda cualquier corte o arañazo rápidamente.

- Muñecos. Los juguetes de plástico, que se lavan fácilmente, son los más indicados para estos niños porque se pueden mantener limpios siempre.

- Mascotas. Mantén al niño alejado de los recipientes donde los animales hacen sus necesidades fisiológicas y de las cajas de arena en las que podría haber estado la mascota o algún otro animal. Los animales también son una fuente de contagio de enfermedades.

Marisol Nuevo