Niños que aún mojan la cama

Los cambios en el estilo de vida de las familias que hacen los niños duerman una noche del fin de semana en casa de los abuelos o que los niños obtengan como premio invitar a sus amigos a dormir o pasar la noche en casa de sus amigos ha hecho que los padres consulten el tema de la enuresis con más frecuencia y anticipación a los pediatras, ya que la mayoría de las veces el problema de los escapes del pis nocturno adquiere otra dimensión cuando atraviesa la puerta de casa.

La enuresis de los niños tiene solución, no lo dejes pasar

La enuresis de los niños tiene solución

Cuando los niños siguen mojando la cama a partir de los cinco años hablamos de enuresis, un trastorno muy frecuente, aunque infradiagnosticado. Se estima que la enuresis afecta aproximadamente a 1 de cada 5 niños de entre 5 y 6 años, lo que supone que, en una clase de 20 niños de esa edad, entre 3 y 5 padecen este trastorno, que es más común en los varones.

Aunque, en ocasiones, desaparece con la edad de forma espontánea, entre el 1 y 3 por ciento de adolescentes y adultos, que no han recibido tratamiento, continuan con el problema que llega a crear un impacto emocional negativo en el niño y en la familia, que suele estar relacionado con problemas en las relaciones sociales.

Los pediatras de la Asociación Española de Pediatría (AEP) aconsejan a los padres, como medidas generales para luchar contra la enuresis noctura de los niños, desmitificar el problema, evitar castigos, restringir en el niño la ingesta de líquidos antes de ir a dormir e inculcarles la costumbre de ir al baño antes de acostarse. 

La enuresis es un problema que tiene tratamiento y solución para los niños, y no debe dejarse pasar hasta que haga daño psicológico al niño. Por este motivo, los pediatras que se han reunido en 9ª curso de Actualización en Pediatría, recomiendan acudir a consulta para realizar el diagnóstico de la enuresis que consiste en una entrevista con los padres y el niño para saber de qué tipo de enuresis se trata, valorar su gravedad e impacto (número de noches mojadas a la semana), conocer la actitud del niño y de los padres ,y si ha habido antecedentes en la familia. Además, para conocer la capacidad vesical y otros parámetros, aconsejan que se cumplimente un “diario miccional”, haciendo partícipe al niño pidiéndole que haga de detective de su vejiga anotando durante unos días, con o sin ayuda de los padres, el volumen de cada micción desde que se levanta hasta que se acuesta.

En el tratamiento para la enuresis, los especialistas asguran que tanto los sistemas de alarma como la desmopresina son tratamientos seguros y eficaces, que pueden recomendarse desde atención primaria para solucionar el problema y que mejorarán el resultado. 

Marisol Nuevo.