La vacuna de la gripe para bebés y embarazadas

Cuando comienza el otoño, la vacuna de la gripe para bebés y embarazadas es la primera recomendación para proteger la salud. En esta época, los virus que afectan a las vías respiratorias empiezan a marcar territorio. Los cambios de temperatura al pasar de lugares abiertos a sitios con calefacción y viceversa, provocan el enfriamiento de las mucosas nasales, lo que favorece la entrada de los virus en el organismo.

¿Quién debe vacunarse de la gripe?

 Vacuna gripe para bebés y embarazadas

Uno de ellos, el más frecuente, es el virus de la gripe estacional, un virus mutante, que se transforma cada año. Contraer el virus de la gripe, que es muy contagioso, es muy fácil. Una vez que ha penetrado en el organismo causa fiebre, dolor en las articulaciones, malestar general, tos, rinitis, dolor de cabeza... y para combatirlo se recomiendan analgésicos y permanencia en cama con reposo hasta la mejoría de los síntomas a los 7 o 10 días.  

Sin embargo, algunas personas que no tienen un sistema inmunológico fuerte, pueden sufrir complicaciones, sobre todo, si padecen enfermedades crónicas al pasar la gripe estacional. Por este motivo, y como mejor forma de prevenir la gripe, se recomienda que todos los bebés de 6 meses en adelante reciban la vacuna antigripal, especialmente los niños menores de 5 años.

La vacuna antigripal está recomendada especialmente para los menores de 2 años y mayores de 6 meses. Ademas, la vacuna antigripal está también recomendada a las mujeres embarazadas o que esperan estar embarazadas para la temporada de gripe y a los cuidadores de niños menores de 6 meses, entre ellos las mujeres lactantes.

No obstante, algunas personas tienen mayor probabilidad de contraer la gripe o tener una infección grave si la contraen. Este es el caso de las personas que padecen asma. Se calcula que la enfermedad asmática afecta a la calidad de vida de más de 3 millones de personas en España. El 5 por ciento de los adultos y el 10 por ciento de los niños padecen asma y, actualmente, está aumentando su prevalencia en la infancia. El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas y se calcula que un 40 por ciento de los asmáticos pueden estar sin diagnosticar.

Marisol Nuevo.