Mi bebé está en la escuela y ya tiene mocos

Cuando todavía estamos disfrutando de los últimos y agradables coletazos del verano, muchas madres no nos podemos explicar por qué los niños están empezando con los mocos tan pronto. Y es que si tu bebé va a escuela infantil es muy probable que ya haya empezado a moquear como consecuencia de haberse apropiado de uno de los virus que circulan por el ambiente.

Los catarros estacionales del otoño suelen tener poca importancia y remiten pronto debido a que los niños afrontan el inicio de la temporada escolar con las defensas fortalecidas después de un verano tranquilo sin enfermedades a las que hacer frente. Sin embargo, pronto vendrá el frío y los rigores del invierno, y debemos tomar precauciones.

La vacuna de la gripe en bebés, niños y embarazadas

Vacuna de la gripe en bebés y niños

Vacunarse contra la gripe es una de esas precauciones. Precisamente hoy arranca la campaña de vacunación de la gripe estacional, que dura hasta finales de noviembre y que está especialmente indicada para los grupos de riesgo. Además de los ancianos, todos los que padezcan una enfermedad crónica relacionada con el corazón o con los pulmones deben vacunarse. Las embarazadas también están incluidas en estos grupos considerados de riesgo y la recomendación para todas ellas es ponerse la vacuna.

La protección vacunal contra la gripe de temporada se extiende también a los niños, con la excepción de los menores de 6 meses. La recomendación es que todos los niños mayores de 6 meses deberían vacunarse para evitar posibles complicaciones de la gripe, ya que las complicaciones graves por el virus influenza, que es el de la gripe, son más comunes en niños menores de 2 años y, generalmente, la mayoría de los menores de 5 años necesitan atención médica durante la enfermedad. Los niños con problemas de salud crónicos, como asma y diabetes, tienen un alto riesgo de desarrollar complicaciones graves.

Por tanto, además, todas las personas adultas que estén en contacto con niños (cudadores, profesores, padres y madres...) deberían vacunarse también para evitar transmitir el virus influenza a los niños. En el caso de contraer la gripe y estar en contacto con bebés y niños, conviene usar mascarilla, lavarse frecuentemente las manos y evitar estornudar o toser cerca de los más pequeños. Si eres madre lactante y tienes la gripe, es conveniente que te extraigas la leche para que se la de a tu bebé otra persona. Aunque es difícil que a través de la leche materna puedas transmitirle el virus a tu bebé, el estrecho contacto que manteneis ambos durante el amamantamiento, sí puede favorecer el contagio. En general, cualquier persona con síntomas de fiebre no debe cuidar a un recién nacido o a un lactante, ni tampoco alimentarlo.

No es posible contraer la gripe a partir de la inyección ni de la vacuna contra la gripe. La vacuna antigripal inyectable contiene virus muertos (inactivos) y la vacuna en aerosol nasal contra la gripe utiliza un virus vivo y debilitado en lugar de un virus muerto y no es posible contraer la gripe a partir de estos tipos de vacuna. Sin embargo, algunos niños pueden presentar febrícula durante uno o dos días después de la inyección. Si se presentan síntomas más graves o si duran más de dos días, debes llamar al pediatra.

Marisol Nuevo.