Los piojos también afectan a los bebés

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El tema de los piojos o liendres causa una incomodidad en cuanto lo nombramos, tanto es así que comienza a picarnos la cabeza como si esos diminutos bichitos ya estuviesen campando a sus anchas por nuestro cuero cabelludo. Es sabido por todos los padres, que nuestros hijos antes o después tendrán piojos, y es que los colegios son lugares donde los piojos encuentran su fiesta particular.

Sin embargo, en los últimos tiempos ha habido un aumento de casos de piojos en bebés, esas pequeñas cabecitas con sus finitas cabelleras, no se libran de tan engorroso bichito. Precisamente, esta semana, mi sobrina de 8 meses llegó con piojos porque se había declarado una 'epidemia' en la guardería. Lo primero que le aconsejaron fue quedarse en casa hasta que estuviesen eliminados.

Cómo se quitan los piojos de los bebés

Bebé con piojos

Los bebés suelen contagiarse de piojos en las guarderías o escuelas infantiles o incluso por el contacto con un hermano mayor que los tenga, ya que suelen saltar de cabeza en cabeza. No supone un problema de salud para el bebé, pero sí es algo incómodo que hay que erradicar. ¿Cómo? Los especialistas que hemos consultado en GuiaInfantil, nos recomiendan:

1- Lo principal es aprender a reconocerlos. Son bichitos alargados de color gris, blanco o amarillo, aunque si está lleno de sangre se pone de color rojo. Suelen alojarse en la nuca, detrás de las orejas. Por su parte, las liendres son los huevos de los piojos, se abren a los 7 días y la larva madura en dos semanas. Suelen estar en el cabello, muy cerca del cuero cabelludo.

2- Podrás notar que el bebé tiene piojos porque intenta rascarse su cabecita, sobre todo detrás de las orejas, aunque sobre todo, lo podrás apreciar porque los bebés tienen el cabello muy fino y son visibles si observamos bien.

3- Para comenzar un tratamiento contra los piojos en el bebé es recomendable consultar con el pediatra, ya que muchos productos no son aptos para los niños tan pequeños. No corras pues a la farmacia a por un champú especial contra piojos ya que la piel del bebé es extremadamente delicada.

4- Para eliminarlos manualmente, compra una liendrera o peine con puas muy juntas. Sitúate en una zona con buena luz y ve separando el cabello por secciones. Utilizar la liendrera para ir extrayendo los piojos o liendres. Es recomendable realizar esta operación durante varios días para estar seguros de que no se han reproducido.

5- Tendrás que esterilizar y limpiar la almohada, sábanas y cuna del bebé para eliminar cualquier posible piojo que haya caído en ellas. Es conveniente también lavar su ropita.

6- Si no te ves capaz de eliminar las liendres en casa, puedes acudir a uno centro especializado en eliminación de piojos donde ellos mismos llevarán a cabo esta tarea.