Los piojos también vuelven al colegio

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Los piojos no salen de vacaciones, pero eso sí, están por todos los lados, especialmente en los colegios y en las escuelas infantiles. Son estos sus lugares preferidos para estar, propagarse y así alimentarse.

Son los parásitos más populares entre los niños. Por eso es importante que tanto padres como profesores estén atentos por si algún bichito de estos aparecen por la cabeza de los niños.

Cómo es el contagio de piojos

nino-se-rasca-cabeza

Los piojos son parásitos muy pequeños que viven en la cabeza de las personas, chupan la sangre de su cuero cabelludo y que se transmiten únicamente de persona a persona. No vuelan ni saltan, pero caminan rápidamente. Por eso se propagan tanto a través del contacto de cabezas, de piezas de ropa como bufandas, gorros y abrigos que están colgados en la perchas, y de compartir objetos como peines, diademas y horquillas, entre los niños.

Los piojos en la cabeza de los niños

¿Por qué los piojos se propagan más en las escuelas y colegios? Pues porque en estos lugares los niños conviven más tiempo juntos, mantienen un contacto más cercano y no se preocupan por ello. Además, los piojos no se notan hasta que el niño empieza a rascarse la cabeza por el picazón que provoca la saliva del piojo en su cuero cabelludo.

Si se detecta piojos en la cabeza de los niños

Es muy importante actuar rápidamente cuando se detecta piojos en la cabeza de un niño. Los padres deben trabajar en estrecha colaboración con los profesores. Lo primero, alejar al niño tanto de la escuela como del colegio para aplicarle un tratamiento que acabe con los piojos, y pedir a los padres de los demás niños que inspeccionen la cabeza de sus hijos.

Tratamiento correcto contra los piojos

El niño puede volver a la escuela o al colegio tras haber realizado correctamente el tratamiento contra los piojos. Es importante que los padres sean responsables y aseguren que su hijo ya no tiene piojos ni liendres antes de volver a tener contacto con sus compañeros.

Muchos padres todavía se sienten avergonzados cuando sus hijos presentan piojos. Los piojos no aparecen por falta de higiene ni por falta de cuidado con el cabello. A los piojos les gustan todo tipo de pelo y de cabezas. Les da igual. La vergüenza solo sirve para propagar aún más a los piojos. Piense en ello.