Picor, escozor e irritabilidad. ¿Tu hijo tiene piojos?

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Son pequeños, glotones y se pasan el día procreando y molestando a bebés, niños y adultos, ¿Qué son? Sí, piojos y liendres. Y además, no hay escapatoria. No se ha descubierto la manera de eliminarles definitivamente, así que cada año surgen varias epidemias de estos molestos parásitos. Los colegios, guarderías o campamentos son sus hábitats favoritos y es que están llenos de posibles víctimas. Además, con el aumento de las temperatura y la llegada de la primavera o el verano encuentran su momento ideal para expandirse de cabeza en cabeza, y es mayor el número de contagios sucede en estas épocas del año.

Síntomas para saber que el niño tiene piojos

Síntomas de pediculosis en niños

Practicamente cada semana, alguno de mis hijos llegan del colegio con una nota avisándonos de que se ha detectado un nuevo caso de pediculosis. Y cada vez que la leo, examino a conciencia sus cabezas cruzando fuertemente los dedos para no encontrar a esos dichosos parásitos.

Los piojos no están relacionados con la suciedad o la pobreza como se pensaba antiguamente, anidan en cabezas de cualquier condición y edad. Hace poco una madre me decía: 'yo esta semana no le lavo la cabeza a mi hijo porque a los piojos les gustan más los pelos limpios'. Aunque esta afirmación, según los expertos es un mito, sí es cierto que a los piojos no les gusta demasiado la grasa por ello en algunas culturas usan aceites para protegerse de ellos

Sabiendo que los colegios son lugares ideales para que los piojos encuentren nuevas cabezas a las que molestar o con el calor se encuentran a sus anchas, es fundamental que revisemos las cabezas de nuestros hijos a diario, simplemente para evitar males y contagios mayores.

Hay 3 pistas que nos pueden inducir a pensar que los piojos ya se han alojado en la cabeza de un niño:

1- Picor

2- Escozor

3  Irritabilizad

Es posible que mientras leas esto haya comenzado a picarte la cabeza, suele pasar. El simple hecho de hablar de piojos y liendres nos hace sentirnos muy incómodos.

En cualquier caso, si notas que tus hijos se rascan con exceso la cabeza, acércate y mira... quizás estos 'delincuentes vampíricos' hayan decidido anidar en sus cabezas. En caso afirmativo, sólo te queda armarte de paciencia y eliminarlos uno a uno, aunque cada vez hay más métodos novedosos para acabar con ellos: desde aspiradores especiales para piojos a peines con luz ultravioleta.