Respirar bien influye en el desarrollo del niño

Ahora que comienza ya la época de resfriados y catarros, es importante que prestemos atención a la respiración de los niños, debido a que ésta influye en el desarrollo maxilofacial. Es frecuente que en la temporada de otoño e invierno, los problemas respiratorios de los niños pasen más desapercibidos para los padres debido a que los niños suelen presentar mocos habitualmente. Sin embargo, una respiración deficiente puede alterar el desarrollo maxilofacial del niños.

¿Es normal que los niños ronquen?

Respirar bien influye en el desarrollo del niño

Así, los niños que sufren durante la noche hipoventilación obstructiva (disminución de aire) o incluso el llamado síndrome de apnea del sueño (SAS) pueden sufrir consecuencias que afectan incluso a la formación ósea de su cara.

Los niños con trastornos respiratorios del sueño sufren alteraciones en el desarrollo dental y facial condicionados por la obstrucción de la vía aérea superior. Estas alteraciones son crecimiento vertical de la cara, paladar estrecho y alteraciones en la oclusión dentaria (mordida cruzada). Son los típicos niños de cara alargada e incisivos protuidos (inclinados hacia adelante), ya que el arco ojival de la dentadura carece de espacio para albergar los dientes.

En niños, los síntomas del síndrome de la apnea del sueño son diferentes de los del adulto, salvo en casos severos o niños con obesidad importante, ya que no suelen presentar hipersomnia o excesiva somnolencia diurna, sino más bien se trata de niños inquietos, hiperexcitables, con eneuresis nocturna, entre otros síntomas.

Estas alteraciones del sueño nocturno producidas por una respiración deficiente provocan un círculo vicioso, ya que, a su vez empeoran la apnea del sueño, y ésta acentúa las alteraciones.  La implicación de los pediatras para detectar estas anomalías faciales como un posible síntoma de apnea del sueño y derivarlo al otorrino puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir estas alteraciones.

Cuendo estos trastornos no se tratan, el niño puede necesitar ortodoncia, además de afectar a la estética de la cara. Generalmente, cuando el niño es menor de 5 años no es necesaria la cirugía, ya que se pueden utilizar aparatos que ensanchan el paladar, pero a partir de esa edad, en algunos casos, se requiere una intervención. 

El ronquido de los niños es uno de los síntomas característicos del síndrome de apnea del sueño y a veces es el hilo conductor de la sospecha. Por tanto, si has observado que tus hijos roncan por la noche, no dejes de consultarlo con tu pediatra.

Marisol Nuevo.