Dormir temprano a los hijos reduce el estrés de los padres

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Dormir mal puede incidir sobre la salud los niños: mayor propensión a contraer enfermedades, favorece la diabetes, problemas cardíacos, obesidad o trastornos gastrointestinales.

Por el contrario, dormir bien provee descanso para el cuerpo y la mente, mantiene el corazón sano, ayuda a controlar el peso, fortalece el sistema inmunológico.. Y, ¿cómo lograr que el niño duerma bien? Debe adquirir una buena rutina de sueño, dormir entre 10 y 13 horas y acostarse temprano. Esto último es fundamental y lo más importante porque además... ¡mejora la salud mental de los padres!

Dormir temprano a los niños mejora la salud de los padres

 Beneficios de dormir temprano a los niños

Es muy común que algunos padres relajen los horarios de los niños durante las vacaciones o los fines de semana y les acuestan tarde, incluso pasadas las 12 de la noche. Otros, sencillamente dicen que sus hijos no duermen antes de una determinada hora, que suele ser más propia de los adultos. Sin embargo, varios estudios afirman que esto no es bueno ni para los niños, ni para nuestra propia salud mental.

Los estudios dicen que los niños que no tienen una hora regular y fija de irse a dormir pueden tener más problemas de comportamiento. Investigadores de Londres realizaron un estudio en el que reunieron a más de 10000 niños de 3, 5 y 7 años y descubrieron que esta falta de patrón en el sueño, es decir, aquellos niños que no tenían hora fija de irse a dormir empeoraban su conducta a medida que iban creciendo. Sin embargo, aquellos que cambiaron para tener horas más regulares de sueño mejoraron su comportamiento.

Otro estudio, elaborado por Jon Quarch, del Instituto de Investigación Infantil Murdoch en Melbourne (Australia), afirmó que dormir temprano a los niños, es decir, acostarles a las 20:30, mejora la salud de los niños, y de los padres. Descubrieron que los niños que se iban a la cama más temprano, tenían una mejor calidad de vida y una mejor salud, comparada con otros niños. Además, y aquí viene lo mejor, sus padres tenían un menor nivel de estrés y también un mejor estado de salud. 

5 consejos para que los niños duerman bien

1- Establece una rutina de sueño: realiza todos los días el mismo ritual, por ejemplo, bañarle, cenar, cuento y a dormir.

2- Habitúales al mismo horario: acuéstales temprano y siempre a la misma hora para garantizar su descanso.

3- Evita que esté muy activo antes de irse a la cama.

4- Adapta el entorno a la hora de sueño: poca luz, ambiente tranquilo, sin mucho ruido y una temperatura adecuada.

5- Evita que el niño haga cenas muy pesadas.