Mamá tengo miedo y no puedo dormir

‘Mamá tengo miedo y no puedo dormir…’ En algunos hogares, cuántas veces la mamá o el papá han escuchado eso, ¿verdad? Cuando por algún motivo, conocido o no, los niños empiezan a tener miedo a la oscuridad o a estar solos durante la noche y necesitan de compañía para conciliar el sueño, puede representar un dolor de cabeza para los padres.

Las pesadillas de los niños

Cuando los niños tienen miedo a dormirse solos

Me pregunto quién no ha tenido una pesadilla alguna vez. Hay pesadillas puntuales, normalmente provocadas por un día agitado o por molestias debido a una cena demasiado cargada, y otras que se repiten durante muchas noches. Lo cierto es que son muy incomodas, te hacen despertar con mal sabor en la boca, ¿verdad? Pues imagínate cómo procesan los niños estos malos tragos…

Cuando los niños empiezan a desarrollar miedos y sentir soledad durante las noches, muchas veces estos sentimientos también se transforman en pesadillas. Durante una etapa de mi niñez, las películas que veía tenían mucha influencia sobre mis sueños. Por eso creo que lo que puede provocar miedos a un niño puede que a otros no llegue a afectarles. Depende del tipo de sensibilidad que tengan.

Cuando el niño no consigue dormirse solo

¿Qué debemos tener en cuenta los padres cuando los niños no logran dormirse solos?

1- No es lo mismo que el niño no consiga dormirse solo durante una o dos noches que durante una semana o más.

2- Del mismo modo que los mayores, los niños pueden tener noches puntuales en las que no logran conciliar el sueño, sea porque sufren algún trastorno gástrico, por miedos, preocupaciones, o por sentirse solos.

3- Cuando la falta de sueño perdura durante días, es necesario investigar qué es lo que está provocando eso a los niños, y saber de qué sienten miedos, etc.

4- Cuando un niño se enfrenta a este problema, la actitud y la comprensión de los padres son fundamentales para que el niño se sienta seguro. La paciencia de los padres, así como la constancia y ayuda es lo que realmente transmitirá confianza a los pequeños. Los niños necesitan sentirse entendidos, abrazados y protegidos.

5- Si el espacio permite, estaría bien cambiar la posición de los muebles de la habitación del niño. Si tu hijo es muy pequeño, crea un punto de luz para evitar que esté en total oscuridad. Hay ocasiones en que un regalo como un peluche o un muñeco también funciona. Pueden servir de compañía para el pequeño.

6- Leer un cuento tranquilo a los niños antes de dormir, también es una buena idea. Compartir una historia o una charla con los niños antes de que se duerman es gratificante para ambos. 

7- Jamás y bajo ninguna circunstancia, se debe ignorar los miedos del niño y tampoco burlarse de él. Debemos motivarles a que sean valientes y fuertes, para que se enfrenten al miedo con más facilidad.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com