Por qué mi hijo duerme con la boca abierta

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Qué dulce resulta ver dormir a un niño, ¿verdad? Arrebujado entre las sábanas, soñando con dulces de chocolate, respirando suave y profundamente... ¿O no? Algunos niños no presentan esta estampa tan idílica, duermen con la boca abierta, a veces incluso roncan como adultos y tienen una respiración irregular incluso llegando a apnea. ¿Por qué duermen algunos niños con la boca abierta y qué problemas conlleva?

Bebés y niños que duermen con la boca abierta

Cuando los niños duermen con la boca abierta

Todos hemos visto alguna vez la imagen de una persona dormida en el metro o en el autobús, con la cabeza aplastada contra la ventanilla y la boca abierta. Una situación embarazosa de la que nadie quiere ser protagonista. Pues esto no sólo les ocurre a los adultos, los niños también duermen con la boca abierta, también se les cae la babilla mientras duermen e incluso... ¡roncan como adultos

Dormir con la boca abierta, sin embargo, no tiene nada de gracioso, puede producir una maloclusión dental, sequedad bucal y por lo tanto una mayor propensión a enfermedades en las encías, ronquera, dolores de cabeza, apnea del sueño...

Existen varias causas que explican por qué algunos niños duermen con la boca abierta y llegan incluso a roncar o a dejar de respirar durante unos segundos:

- Vegetaciones: el niño parece siempre tener mocos, respira mal de día pero empeora cuando duerme. A pesar de lavarle la nariz no salen los mocos y sigue respirando mal.

- Sobrepeso: los niños con obesidad tienen mucha más dificultad para respirar, que empeora además cuando están tumbados.

- La posición al dormir: hay posturas que son más propensas a terminar con la boca abierta, si el niño duerme boca arriba o sin almohada es más probable que favorezca que la boca termine abierta.

- Infecciones o virus: los niños con procesos catarrales o gripe, tienden a abrir la boca ya que tienen obstruidas las fosas nasales.

- Desviación nasal: en ocasiones algún defecto en alguno de los senos o un tabique desviado es el causante.

Cómo ayudar a los niños a dormir con la boca cerrada

- Colocar al niño de lado.

- Utilizar agua de mar o una solución salina para limpiar las fosas nasales.

- Visitar al médico para que pueda tratar en caso de que se padezca apnea del sueño o haya que tratar las vegetaciones o el tabique desviado.

- Existen tiras nasales infantiles para abrir las fosas y aliviar la congestión.

- En caso de que la razón sea el sobrepeso, adelgazar ayudará al niño a poder descansar mejor por la noche.