¿Por qué sudan tanto los niños mientras duermen?

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hay niños que sudan mucho mientras duermen, aunque la temperatura ambiente sea normal y no tengan demasiada ropa. Empapan la ropa, las sábanas e incluso llegan a mojar el pelo. 

Según los estudios, casi un 12% de los niños sudan en abundancia por la noche, lo curioso del caso es que la mayoría siguen durmiendo plácidamente y es más común en niños que en niñas.

Exceso de sudoración en la primera fase del sueño

Sudor de los niños al dormir

Cuando acuesto a mis hijos siempre les pido que no se tapen, ya que más tarde paso 'haciendo la ronda' y les arropo adecuadamente. ¿Por qué les pido esto? Cada noche, incluso sin edredón de por medio, me los encuentro encharcados en sudor. He podido observar que ese sudor se produce, sobre todo, durante la primera fase del sueño y se sucede de forma constante, ya sea verano o invierno. ¿A qué es debido?

- Cambio de actividad: los niños pueden pasar de un estado de actividad frenética o con mucha energía a dormir plácidamente. Sin embargo, en ese proceso, la energía al reducirse produce exceso de sudoración. Es como cuando hacemos deporte y seguimos sudando una vez terminado mientras el cuerpo desacelera.

- Cena abundante: si el niño se acuesta al poco de cenar y la comida ha sido copiosa, es normal que sude ya que la digestión provoca un aumento de temperatura en el cuerpo, que el mismo organismo compensa a través del sudor.

- La ropa de cama: en ocasiones los cubrecolchones están hechos de plástico, un material que impide el paso del aire, por lo tanto genera más calor atrapado dentro. El exceso de mantas, colcha o edredones son asimismo responsables del sudor de los niños.

- Cada niño es un mundo: hay niños que sudan mucho, ya sea dormidos o despiertos por lo tanto, es un sudor normal. También es más frecuente en niños que en niñas.

- Apnea del sueño: los niños o bebés que sufren esa parada en la entrada de aire de unos 20 segundos entre respiraciones sudan más, ya que les cuesta respirar. En estos casos, es necesario llevar al niño al pediatra.

- Complicaciones: enfermedades respiratorias, cardiopatías congénitas, reflujo gastroesofágico, rinitis, dermatitis atópica o fiebre en fase de bajada puede hacer que los niños suden más por la noche.

En cualquier caso, sudar no tiene por qué ser motivo de preocupación, sí mantener la habitación a una temperatura adecuada y evitar que estén más abrigados de la cuenta para evitar que suden aun más.