Un arnés para que niños con discapacidad motora puedan caminar

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Muchas veces las dificultades necesitan solo un poco de creatividad e imaginación para que sean superadas. El amor y las ganas de salir adelante de una madre con su hijo, pueden hacer verdaderas magias.

Este es el caso de Debby Elnatan, una mamá de un niño con parálisis cerebral que, tras años de investigación y empeño, ha creado y diseñado un dispositivo, un arnés que permite erguir a los niños con ciertas discapacidades motoras, y caminar con ellos.

Niños con discapacidad pueden caminar con sus padres

Arnés para hacer caminar a los niños con discapacidad motora

El arnés que incorpora dos juegos de sandalias, para los niños y los padres, ya está en el mercado y se llama Upsee.  Su utilización es sencilla, fácil y eficaz. Cuenta con unas correas que se fijan a la cintura y a las piernas de los padres y del niño, permitiendo a los niños mantenerse sujetos mientras siguen los pasos de sus padres. Además, les permite mover libremente los brazos y las manos, y participar de la vida familiar como cualquier otro niño.

Los beneficios de ‘Upsee’

Con este arnés, la musicoterapeuta Debby Elnatan, así como otros padres que se encuentran en su misma situación, podrá sacar a sus hijos de la silla de ruedas y permitirles mover sus piernas al mismo ritmo que sus padres. Su invento puede ser adquirido a través de Firefly, una firma de sillitas pensadas para dar más movilidad a niños con discapacidad motora. Los niños pueden usar el arnés en dos tallas, entre 1 y 2 años, y de los 3 a los 8 años de edad.

Aparte de hacer caminar a los niños, Upsee trae otros beneficios a los niños con alguna discapacidad motora: simula el movimiento natural al caminar, mejora las habilidades motoras de los niños y fortalece sus músculos. Por otro lado, fortalece el vínculo entre padres e hijos. El fabricante de Upsee también estudia la posibilidad de crear otros productos similares, pensados en integrar a estos niños en el día a día, como unas prácticas sillitas que se adaptan al carrito de compra, para que los niños puedan ir de compras con sus padres. ¿Qué os parece?