Ingreso del niño en la guardería

Consejos para padres con un bebé en guardería o kinder

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Cuando los padres llevan por primera vez a su bebé a la guardería no es fácil para ninguno de ambos, y sobre todo si el bebé es algo mayor y por ejemplo ya ha llegado al año, el llanto por la separación puede ser bastante desolador. Pero en nuestra sociedad la guardería es necesaria, sobre todo en los hogares donde ambos progenitores trabajan. 

Aunque sea duro, el primer día de guardería los padres deben ser más fuertes que los niños. No hay que salir corriendo para que el bebé no se entere de que te has ido mientras estaba distraído, esto podría confundirles. Antes de salir por la puerta de la guardería, es necesario que los padres les digan a los niños que se marchan y que volverán más tarde a recogerle.

Consejos para que la primera vez del bebé en la guardería no se haga difícil

Bebé nina

Una vez que se dice adiós, no hay que volver a coger al bebé en brazos aunque empiece a llorar. Si la despedida se hace demasiado larga le confundirá al bebé y será molesto para los padres. La maestra de la guardería irá a consolarla y cuando te hayas marchado, tu bebé se habrá distraído con juguetes u otras actividades. Es importante no irse cuando el niño esté distraído porque podría tener miedo de que no vayas a volver y que en el futuro aún sea peor cuando le dejes en la guardería y no quiera ni salir de casa.

Dejar al bebé en la guardería no es fácil pero es necesario para muchas familias. Cuando el bebé llora porque no quiere quedarse o a los padres se les hace demasiado cuesta arriba, es momento de saber algunas estrategias para afrontar este momento y que no sea tan duro.

1. Dejar que el tiempo haga su trabajo. En ocasiones el tiempo es necesario para que todos se acostumbren a las nuevas rutinas. Pueden ser un par de semanas e incluso meses para que el bebé pueda acostumbrarse y ser feliz en el tiempo que pasa en la guardería.

2. Cuando se deja o se recoge al bebé de la guardería es necesario mostrarle que hay buena relación con los cuidadores, así le ayudará a tener más confianza.

3. Si el bebé llora demasiado tiempo en la guardería será necesario hablar con los profesionales del centro para pensar en alargar el tiempo de adaptación.

4. Si el bebé no se calma y llora durante meses y realmente lo está pasando mal, una alternativa es el cuidado de niños en el hogar. Pero la realidad es la mayoría de los niños pueden acomodarse a su nueva rutina al poco tiempo.

5. Durante la escuela los padres pueden llamar al centro para saber si el bebé está bien y saber cómo se siente. 

6. Cuando los padres van a recoger al hijo es importante pasar unos minutos hablando con el cuidador para saber cómo ha pasado el día. Así, los padres podrán sentirse mejor si saben que se está adaptando correctamente.

7. Hablar con familiares y amigos que han pasado por lo mismo puede ayudar a los padres a sentirse mejor durante el proceso de adaptación.

Es muy importante mostrar mucho afecto y cariño al ir a recoger a los hijos a la guardería, para que vean la alegría inmensa que se siente de poder abrazarles de nuevo y darles todo el amor del mundo. 

PROMOCIÓN
Cómo proteger al bebé de la rozadura del pañal

Con las altas temperaturas del verano surge uno de los problemas de piel más comunes en los bebés: la rozadura del pañal, un proceso inflamatorio agudo, localizado en el área cubierta por el pañal, que afecta a los niños de pocos meses de vida.