Ingreso del niño en la guardería

¿Cuándo debo llevar a mi hijo a la guardería?

Hay que considerar las distintas situaciones: la familia, la disponibilidad de horarios, el estado del niño. Pero, por lo general, se recomienda que se lleve el niño a la guardería cuando son capaces de andar, de decir algunas palabritas, y cuando se encuentren en condiciones de adaptarse a las nuevas situaciones.
Entre los 18 y los 24 meses puede ser una buena edad para empezar con esta experiencia.

¿Y si tengo que llevarle aún muy pequeño?

En el caso de que tengas que llevar a su bebé antes, aún muy pequeño, no hay ningún motivo para que los padres sufran o se sientan culpables. La experiencia resultará positiva, si está bien conducida. Si todavía le das el pecho es aconsejable seguir el sistema de alternar pecho y biberón, o destetarle antes de que se vaya a la guardería. Es necesario para el bien de todos estar convencidos del paso que se está dando. Además, los padres deben prepararse para la aparición de ciertas enfermedades propias de la primera infancia. No se puede olvidar que el sistema inmunológico del bebé está aún débil y será inevitable que coja alguna enfermedad.
Cuándo nazca un hermanito e incluso antes es recomendable llevar al niño a la guardería y evitar que culpe al hermanito por sentirse abandonado y no ser mas el centro de las atenciones. En la escuela aprenderá a compartir las cosas y la atención.