La enuresis y el rendimiento físico de los niños

Cómo afecta la enuresis en el rendimiento físico de los niños

El sueño y es descanso de los niños influye directamente no solo en el rendimiento intelectual de los niños como también en su producción y rendimiento físico. Los niños que sufren de enuresis suelen dormir y descansar menos que lo normal. Más tarde o más temprano, sus pocas horas de sueño podrán reducir sus capacidades físicas y ellos estarán más propensos a sufrir accidentes y lesiones físicas.

Niños que se orinan encima duermen mal

Niño con enuresis y dificultad para aprender

Varios estudios han relacionado la falta de sueño o el mal dormir con el riesgo de sufrir obesidad, desarrollar diabetes o problemas cardíacos. Puede influir, y mucho, en la reducción de la actividad física del niño durante el día. La enuresis puede causar no solo insomnio o apnea del sueño a los niños como también estrés, ansiedad y depresión. Consecuencias que, con el tiempo, podrán pasar factura al físico de los niños.

Antes se pensaba que los niños con enuresis solo presentaban problemas emocionales como la disminución de la autoestima, sentimiento de culpa, frustraciones y humillaciones. Hoy, sabemos que los niños con enuresis y que sufren al mismo tiempo distracciones, falta de atención y de memoria, y menos capacidad para aprender, también sufren disminución de su capacidad física para reaccionar y contestar. Por eso es tan importante un tratamiento adecuado y a tiempo de la enuresis. La cama mojada durante la noche no es una enfermedad sino un síntoma de que algo no funciona bien en el niño y como tal debe ser tratado por su pediatra, cuanto antes.

El deporte y la enuresis

Cuanto antes se diagnostique la enuresis en los niños, mejor. Evitará que el niño tenga problemas de sueño, de conducta, de sociabilidad, aislamiento y consecuentemente, de fatiga y depresión. Cuando las consecuencias de la enuresis llega a afectar a la parte física de los niños debido a trastornos del sueño, se podría dificultad aún más su recuperación, ya que la práctica de deportes es una de las actividades que pueden ayudar a los niños a combatir la incontinencia urinaria.

El deporte ayuda a mejorar la resistencia y la fuerza muscular, aumenta la flexibilidad y potencia la coordinación de los niños. Además, les ayuda a tener más seguridad en si mismo, aumenta su autoestima, favorece a su autonomía e independencia. Por esta razón, es muy importante que los padres aporten hábitos saludables, propicien el movimiento y el juego, y eviten actividades sedentarias a los hijos con enuresis.