Después del parto múltiple: en casa con dos bebés

Consejos para los padres de bebés gemelos o mellizos

El embarazo múltiple se considera un embarazo de riesgo y la prematuridad es el mayor problema para los bebés gemelos o mellizos, ya que se consideran prematuros los que nacen antes de completarse la semana 37 de gestación. Por tanto, los papás de gemelos o mellizos deben considerar que el embarazo será más corto que uno normal y deben adelantar todos los preparativos. 

Según las estadísticas, un 50 por ciento de los gemelos nacen prematuros y un 80 por ciento  de los partos se producen entre las semanas 34 y 36 de gestación. En general, el parto gemelar o múltiple tiene lugar tres semanas antes que uno a término, debido a que el útero alcanza su máxima distensión alrededor del séptimo u octavo mes de gestación, lo que suele favorecer la aparición de contracciones, que pueden adelantar el momento del parto. El aumento del número de fetos hace disminuir progresivamente el tiempo que dura la gestación y el tamaño de los niños. Así, por ejemplo, el promedio de peso de los cuatrillizos es de 1.400 gramos y suelen nacer unos cuarenta y cinco días antes.

En casa con los gemelos o mellizos

Mellizos o gemelos

Organizarse bien es la clave para no sentirse desbordado al llegar a casa y tener que atender a dos bebés a la vez. Para eso es preciso tomar una serie de medidas antes y después del parto.

Durante el embarazo

- Toma las clases de educación maternal con la suficiente antelación, al inicio del segundo trimestre del embarazo, por si el parto pudiera adelantarse. 
- Solicita ayuda. Además de toda la entrega e implicación de tu pareja, necesitarás toda la ayuda con la que puedas contar. Acepta ayuda y colaboración de amigos, amigas o familiares para que te echen una mano en casa en días continuos o alternos, o bien a intervalos por horas y durante la mañana, la tarde o la noche.
- Adelanta todas las compras: mobiliario, ropa, pañales, productos de higiene y limpieza relacionados con el bebé.
- Llena el congelador de comida y ten a mano los teléfonos que necesites de servicio a domicilio.

 

Después del parto

Superar el caos inicial es lo más difícil durante los primeros días, que pueden convertirse en las primeras semanas, ya que debido la delicada salud de los bebés debido al nacimiento prematuro, es preciso estar pendiente de ellos a todas horas.

- Bajo peso. Los bebés nacidos con bajo peso demandan la lactancia cada menos tiempo. Es posible que demanden el pecho cada hora y media, lo que puede resultar agotador para la mamá. Al principio hay que respetar sus ritmos y necesidades, más adelante cuando alcancen el peso adecuado se pueden empezar a establecer rutinas.

- Rutinas semejantes. A las pocas semanas, ambos bebés tienden a dormir a la misma hora, a comer y a llorar casi al mismo tiempo. Esta regularización supone un gran descanso para los padres.