Lucas, un niño adoptivo. Cuentos sobre adopción

Cuento infantil sobre la adopción de un hijo

Era una tardecita de invierno, hacía mucho frío y llovía furiosamente. El viento soplaba, soplaba y soplaba... Sentados al lado de la chimenea, los nenes, María, Javier y Teresa comían con placer los bizcochitos calentitos que les ofreció su abuela. Teresa... coqueta, moviendo la cabeza y arreglándose sus trencitas, preguntó:

- Abu, y Lucas... ¿por qué no vino hoy?

- Está enfermito - contestó la abuela. - Pero igual lo tenemos con nosotros...

- ¿Y dónde está? - preguntaron los chicos, asombrados, mirando a su alrededor.

- Aquí, junto a mi corazón...- y con un movimiento rápido descubrió una carta que tenía oculta dentro de su blusa, y enseguida la volvió a guardar junto a su pecho.

Cuento sobre adopción

Los chicos estaban tan intrigados, que empezaron a gritar:

- ¡Dale, abu, léela, léela!

La abuela, misteriosa e inquieta, respondió:

- No sean impacientes... vamos a leer la carta más tarde.

Javier y Teresa asintieron con la cabeza, pero María, la más chiquita, caprichosa y enojada, exclamó:

- Entonces... ¡¡queremos que nos cuentes un cuento... ahora mismo!!

La abuela, aliviada, afirmó:

- Me encanta contarles cuentos cuando llueve... ¿Están preparados?

- ¡Síiii!- respondieron los chicos.

- Bueno... ¡Escúchenme con cinco orejas y mírenme con veinte ojos..! Como todos los jueves, hoy les voy a contar un cuento... Pero en esta historia no va a haber ni duendes, ni brujas, ni princesas... Hoy les voy a contar un cuento real... un cuento-secreto... – murmuró despacito.

Con dulzura, la abuela invitó a María, su nieta menor, a sentarse en su regazo, y después de un largo y misterioso silencio, que a los chicos les pareció rarísimo, comenzó su relato:

- ¿Recuerdan cuando María todavía estaba en la panza de mamá...? Era un día como el de hoy : muy lluvioso y frío. Por la noche nos reunimos todos en la casa del Tío Pepe y la Tía Luly para conocer al nuevo primito... Y allí estaba él: Lucas, un precioso bebé, chiquitito, flaquito, sonrosado y llorón, en brazos de la tía Luly, tomando su mamadera como un gran comilón. El tío Pepe -calladito como siempre- lo miraba embelesado, y la tía Luly lucía orgullosa y oronda, como una reina feliz. Estaban tan contentos... ¡Por fin se habían reunido con su hijito..! ¡Sí¡¿Qué hicimos? - Al verlo a Lucas bebé, corrieron rapidito a acariciar la panza gorda de su mamá. Y allí adentro estabas vos, María, dando pataditas, como diciendo : ¡Aquí estoy, ya crecí, ya quiero salir, para jugar con mis hermanos y mi primito!.

- Abuela, ¿y por qué yo daba pataditas? - preguntó María, muy preocupada. -¿A mi mami no le dolía?

FIN

Este cuento ha sido enviado por Lic Dora Kweller (Argentina)