Feng Shui para niños

Para el Feng Shui es necesario que los niños se sientan felices y seguros en su hogar

El equilibrio energético que persigue el Feng-Shui sirve para armonizar toda la vivienda. Los niños juegan un papel fundamental en ella y están representados por la Madera, uno de los cinco elementos chinos. Con una decoración infantil propia para sus habitaciones, lugares de juego, estudio y descanso, los niños se sentirán más felices y seguros en nuestro hogar.

Las ideas del Feng-Shui proporcionan bienestar, equilibrio y armonía a los niños, pero no intervienen en el desarrollo de su personalidad. Si quieres armonizar la energía de tu hogar, aquí tienes algunas ideas sencillas, que están pensadas principalmente para el cuarto de los niños. La clave es tener en cuenta que tus hijos necesitan moverse en un espacio que les estimule y les haga sentir seguros.

Evita colocar puentes y estanterías sobre su cama

Feng shui en habitaciones de niños

Los elementos decorativos de mobiliario situados sobre la cama frenan la energía de la persona y no son recomendables desde el punto de vista del Feng-Shui. Además, todos los padres saben que a los niños les encanta saltar sobre la cama y, especialmente, dejarse caer sobre ella. A la hora de elegir una cama o diseñar un cuarto para tus hijos es necesario tener en cuenta sus acrobacias: las camas robustas, de cantos redondeados y de colores neutros harán que los niños se sientan más seguros, tranquilos y felices.

Representación en la sala principal

De acuerdo con el Feng-Shui, el corazón de una casa se sitúa allí donde la familia se reúne diariamente a compartir su tiempo. Puede estar ubicado en la cocina, en el comedor o en una sala de estar. Todos los integrantes de la familia deben estar representados en este espacio y los niños, generalmente, lo hacen a través de dibujos o cosas ellos mismos realizan. Por lo tanto, debes reservarles un lugar donde ellos puedan expresarse sin perturbaciones. Un corcho o un sector de la nevera (si el lugar elegido es la cocina) cumplen perfectamente con este propósito. La presencia de estos elementos contribuye a una identificación de los niños con el espacio y a un fortalecimiento de los lazos familiares.

Crea un espacio natural en tu casa

El habitante de una ciudad moderna pasa, en promedio, menos de una hora diaria a la intemperie. Nuestro entorno urbano nos aparta paulatinamente del contacto con la naturaleza, que necesitamos para mantener nuestro equilibrio. Los niños necesitan con más razón de este contacto, que además les encanta. Por mínimo que sea el espacio disponible en la casa, la presencia de plantas, de pequeños animalitos o de una pecera, son generadoras de experiencias valiosísimas para los niños. Hazles participar del cuidado de las mascotas o plantas porque contribuye al desarrollo de una conciencia ecológica sana.

Seguridad en la decoración infantil

Emplea materiales sanos y naturales en la habitación de los niños. Evitar aglomerados, pinturas y barnices sintéticos. Son recomendables las maderas macizas, con acabados naturales (ceras o aceite de lino), fibras naturales y pinturas al agua. Ventila diariamente la habitación de los niños para evitar la acumulación de gases nocivos.

Posición de las ventanas

Una antigua regla de Feng-Shui dice que las ventanas grandes en la casa hacen niños indisciplinados. Los niños se distraen con mucha facilidad. Vigila la posición del lugar donde estudian: no deben quedar sentados frente a una ventana muy grande o de espaldas a una puerta. Cortinas y espejos ayudan a corregir estas condiciones negativas.

Lugar de estudio para los niños

Lo ideal es que el lugar de estudio se encuentre separado del lugar de juego y de descanso. Si esto no es posible, hay que procurar una separación virtual que puede lograrse, por ejemplo, utilizando un color diferente para el rincón de trabajo: un azul celeste muy claro puede ser perfecto para dar calma y concentración, pero en exceso resta energía y puede retraer la iniciativa del niño para esforzarse. Los colores neutros como el blanco roto, el lino, el marfil, los colores piedra suaves y los marrones claros son los más adecuados para decorar las habitaciones de los niños porque no interfieren con su energía. Los arcones o baúles para guardar y organizar libros y juguetes son esenciales para la limpieza y la organización, que necesita el cuarto de los niños, según el Feng-Shui.

Iluminación natural

Resulta ideal que el cuarto de los niños mire al Este, que es la dirección del elemento Madera y del crecimiento, y que reciba abundante luz natural. Si no es así, podemos utilizar un objeto de color amarillo brillante (como un simpático sol) para compensar esta situación. Es conveniente que el cuarto de los niños disponga de, por lo menos, dos fuentes de luz artificial: una luz general más o menos intensa (evitar dicroicas y tubos fluorescentes) y una iluminación suave para las horas vespertinas. Veladores o apliques de pared con lámparas suaves son excelentes para crear un ambiente tranquilizador que prepare a los niños para el sueño.

Aparatos tecnológicos

En la China antigua no había, por supuesto, ni televisiones, ni ordenadores, y por lo tanto, no existen reglas de Feng-Shui para ubicar estos aparatos: debemos crearlas. La televisión, por generar luz y movimiento, es un elemento muy Yang e inevitablemente genera alrededor de ella un ambiente Yin. Esto significa que los aparatos eléctricos y electrónicos mantienen a los niños quietos (al menos por un rato) y proporciona unos momentos de calma, pero tienden a dominar el espacio en donde se encuentran. Es difícil resistir la tentación de encender una televisión apagada cuando está a la vista: por lo tanto, es importante encontrar la manera de ocultar la pantalla de la televisión mientras no está en uso porque tendemos a olvidarnos de aquello que queda fuera de nuestra vista.

Marcelo Viggiano, Director de la Escuela Hispanoamericana de Feng-Shui