3. No prometer nada a los niños que no podamos cumplir

Guiainfantil.com

3. No prometer nada a los niños que no podamos cumplir

En ocasiones, cuando nos falta la paciencia, tendemos a prometer a nuestros hijos que si se portan bien tendrán una recompensa. No podemos prometerles algo que no vamos a poder darles porque sino su comportamiento no cambiará en otra situación parecida y además su confianza en sus padres disminuirá.