Los niños aprenden a no burlarse de los demás

Teresa Guerra

Los niños aprenden a no burlarse de los demás

Muchas de las burlas que hacen los niños a los demás es porque no se toleran ni se aceptan las diferencias. De este modo, cualquier cosa puede ser motivo de burlas: el idioma, las gafas, las orejas, el color de piel, la ropa, si el niño es delgado o obeso, alto o bajo, o si tiene algún defecto físico.

Todo este problema se evitaría con el respeto y la tolerancia. Los niños deben aprender que todo podemos ser diferentes y aún así vivir en armonía.