Matronatación paso a paso. Mamá y bebé nadan juntos

La matronatación o natación para bebés con su mamá, es la estimulación acuática del bebé con juegos

Leer

9. El bebé ya no necesita la ayuda de su madre en el agua

Después de varias divertidas clases, tu bebé ya está preparado para independizarse un poco de ti en el agua. Podrá dedicar parte del tiempo de la clase a jugar con sus juguetes y con otros niños bajo tu vigilancia pero sin tu ayuda. El pequeño ha superado el miedo al agua y quien sabe si algún día será un nadador de elite.

8. Primeros desplazamientos del bebé por el agua

Como tu bebé ha comprobado que es capaz de moverse por el agua sin tu ayuda, es el momento de pasar a un nivel de ejercicios algo más complicado. Ponle pruebas o juguetes esparcidos para obligarle a desplazarse de un lado a otro si quiere conseguir el premio.

7. El bebé juega en el agua mientras adquiere soltura

Conforme adquiere soltura, el bebé se sentirá cada vez más cómodo en el agua y las clases le divertirán muchísimo más. Es el momento de que le motives con algunos juguetes o cosas que le llamen la atención para que él solito se mueva por el agua.

6. Los primeros chapoteos del bebé en la piscina

Ahora que ya sabe como mover los brazos y las piernas y ha perdido el miedo a salpicarse y mojarse la cabeza, es el momento de que el bebé descubra que puede ir poco a poco despegándose de la sujeción de su madre y moviéndose sin ayuda por el agua.

5. El bebé aprende a patalear en el agua

Ha llegado el momento de empezar con los ejercicios de matronatación. Pon al bebé boca abajo y coloca tu mano sobre su barriga para que se sostenga. Así aprenderá poco a poco a patalear y se acostumbrará a la postura más habitual de natación.

4. Utiliza juguetes que generen seguridad al bebé

Para completar el ciclo de adaptación al agua, puedes llevar a la piscina algunos juguetes sumergibles. El bebé identificará ese acto de jugar con su baño diario y no le impresionará tanto la elevada cantidad de agua que tiene a su alrededor.

3. Pasea con el bebé por la piscina

Ahora que tu bebé ya ha perdido ese miedo inicial al agua, completa el proceso de adaptación al nuevo medio con un paseo por la piscina. El bebé conocerá las dimensiones del lugar en el que está y a partir de entonces le resultará familiar.

2. Ayuda al bebé a perder el miedo al agua

Para que el bebé no coja miedo al agua, abrázale, colócale junto a tu pecho, bésale y háblale con cariño contándole los buenos momentos que va a pasar contigo y lo mucho que se va a divertir durante las clases de matronatación.

1. La aclimatación del bebé al medio acuático

Cuando el bebé llega el primer día a la piscina, es imprescindible que su aclimatación al medio acuático no sea brusca. Introduce poco a poco a tu bebé en el agua hasta que se sienta cómodo en la piscina.