Deberes para las vacaciones

Alba Caraballo

¿Es bueno que hagan los niños deberes en verano? qué opináis. Es verdad que así recuerdan lo que han aprendido, pero no deberían olvidarse de todo durante las vacaciones?

Experto de GuíaInfantil.com

abril 3, 2018 15:31

Te dejo un artículo sobre los retos de ser madre soltera y algunos consejos para superarlos.

https://www.guiainfantil.com/articulos/familia/los-retos-de-ser-madre-soltera-y-como-superarlos/

Cristina

2018-05-08 22:47:17

Yo opino que los niños, igual que los adultos, necesitan relajarse de la rutina para luego poder retomarla sin sentir demasiado rechazo. A la mayoría no les gusta mucho el colegio, para colmo se les ponen muchas actividades extraescolares. Hoy en día tienen menos tiempo para ser libres, inventar juegos o crear manualidades. Cuando no hay nada más que hacer, es cuando la mente empieza a inventar a qué dedicarse. A mí me gustaba el estudio, pero eso sólo fue después de tener una profesora muy amable. En vacaciones mi madre me decía que no hiciese las tareas y que le dijese a la profesora que ella me lo había permitido. El apoyo de mi madre me hacía sentir que el estudio era una opción y podía hacerlo pensando en mi futuro. Siempre saqué buenas notas, excepto en matemáticas de los últimos años de bachillerato. No lograba entender la idea ni para qué servían. Cuando suspendi un examen por primera vez estaba muy deprimida. Mi madre me hizo una fiesta... y me explicó que como era algo tan raro en mí, lo hacía para animarme y que entendiese que por una vez que algo salga mal no se pierde todo. Yo agradecia mucho que no me presionaran. Sentía que era mi responsabilidad decidir estudiar o no, y cómo hacerlo. A veces pensaba que quería unos padres 'normales' que se preocupasen por mi educación, pero nunca les di esa preocupación. Digamos que tenía dos opciones: estudiar bien para mí o dejar de hacerlo para llamar su atención, y esto último no me servía para nada. Al menos en mi caso, la libertad de elegir y el descanso de las vacaciones de verano y Navidad, hacían que estudiar fuese una forma agradable de no aburrirme cuando no estaba fuera jugando. Después de volver a casa y cenar, podía aburrirme o estudiar. Alguna materia era aburrida, pero con las demás podía descubrir cosas que estimulan mi cerebro y me encantaba saber más cosas. Las aburridas las hacía en forma de cómics o les ponía música. Las largas, como filosofía en bachillerato, las grababa en cintas y me dormía escuchandolas con audífonos. Para que los niños decidan estudiar o crear algo hay que hacer que haya ratos en los que no vean televisión ni usen juegos. Al principio se rebelan, pero en poco rato están pensando qué hacer para no aburrirse.

¡Participa! Responde a la pregunta